El Ejército iraquí, apoyado por una coalición militar internacional, continúa en una lucha que ya lleva seis meses para expulsar al grupo islamista Estado Islámico (EI), que ya abandonó la parte oriental de esa ciudad en enero.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) dijo hoy que recientemente, y por varios días, ha observado la llegada de un promedio de 15.000 desplazados desde la norteña ciudad iraquí de Mosul a su centro de registro de Hamman al-Alil, desde el que son enviados a distintos campamentos de acogida.

En Mosul, el Ejército iraquí, apoyado por una coalición militar internacional, continúa en una lucha que ya lleva seis meses para expulsar al grupo islamista Estado Islámico (EI), que ya abandonó la parte oriental de la ciudad en enero, pero que se mantiene en ciertos barrios del oeste.

A este ritmo de desplazamiento forzado, el Acnur insistió en la urgencia de los trabajos que ha emprendido en el centro de recepción y tránsito, para duplicar su capacidad de atención (hasta 40.000 personas), y para lo cual pidió más apoyó de los donantes, informó la agencia de noticias EFE.

Se estima que entre 255.000 y 275.000 personas han sido desplazadas de Mosul desde el pasado octubre, cuando empezó la ofensiva gubernamental, tras dos años de control del EI sobre la segunda ciudad más importante de Irak.

Sin embargo, la operación militar se reforzó en la segunda mitad de febrero y desde entonces el ritmo de desplazamiento se ha acelerado, con más de 100.000 casos en menos de un mes.

El peor momento de desplazamiento tuvo lugar esta misma semana, entre los días 12 y 15, cuatro días durante los que se contaron 32.000 personas en el camino del éxodo.

El Acnur señaló que desde el centro de registro se propone a los desplazados ir a algunos de los 10 campamentos que están operativos, que junto con los que ya están copados tienen una capacidad para recibir a un total de 111.000 personas.

Sin embargo, el personal del organismo ha señalado que está observando una disminución del nivel de llegadas diarias a ciertos campamentos, lo que hace pensar que se está produciendo un desplazamiento “fuera de los campamentos”, dijo el portavoz del Acnur, Babar Baloch, citado por la agencia de noticias EFE.

En algunos casos, la gente se está dirigiendo a casas de familiares o amigos, en otros están encontrando cobijo en comunidades tribales, mientras que en los peores casos se han detectado familias que ocupan edificios sin terminar en el sur y en el este de la provincia de Nínive.

Las organizaciones de ayuda están intentando identificar esas localizaciones para brindar protección y asistencia básica a las víctimas del conflicto, sostuvo Baloch.

El Acnur requiere 212 millones de dólares para cubrir las necesidades de los desplazados y ha lamentado que, por el momento, la financiación que ha recibido sea muy escasa.

http://www.telam.com.ar/notas/201703/182752-irak-huyen-combates-mosul.html

Compartir