El inglés Lewis Hamilton (Mercedes) se impuso con autoridad en el Gran Premio británico disputado en el circuito de Silverstone, escoltado por los finlandeses Valtteri Bottas (Mercedes) y Kimi Kaikkonen (Ferrari), lo que le permitió recortar a sólo un punto su distancia respecto del líder del Campeonato Mundial de Fórmula 1, el alemán Sebastian Vettel, que terminó séptimo.

El tricampeón mundial (2008, 2014 y 2015) se llevó la victoria por cuarto año consecutivo y sumó el quinto éxito en el trazado inglés, un récord que ahora comparte con el francés Alain Prost y el británico Jim Clark.

Hamilton partió de la “pole position” y no dio ventaja para ganar la prueba con un tiempo de 1:21:27.430 para cubrir los 306, 198 kilómetros (51 vueltas). Sus dos escoltas llegaron con una diferencia apreciable: Bottas lo hizo a 14.063s. y Raikkone, a 36.570s.

Compartir