CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER REGRESÓ A BUENOS AIRES EN EL VUELO 1893 DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS, PROVENIENTE DE EL CALAFATE, SANTA CRUZ, Y SE SACÓ FOTOS CON ALGUNOS PASAJEROS QUE SE LE ACERCARON, SE MOSTRÓ PACIENTE Y SE NEGÓ A RESPONDERLE PREGUNTAS A LA PRENSA.

Guillermo Panizza, periodista de Telefé que estuvo en el vuelo, le contó a Télam que la ex presidenta se sacó fotos “y posó” junto a cinco pasajeros que se le acercaron durante el vuelo. “Lo hizo sin problemas, se mostró muy dispuesta”.

“Sin embargo, de parte del resto de los viajantes, teniendo en cuenta que el avión iba lleno, su presencia no generó mayores reacciones. Ni buenas ni malas”.

Panizza relató además que Cristina se ubicó en una butaca contra una de las ventanillas y se dedicó a leer, mientras tomaba agua y té y comió algún sandwich.

Simón, su perro, fue en la falda de uno de sus secretarios, indicó el periodista testigo del viaje de Cristina, quien el miércoles deberá declarar por la causa del dólar futuro.

Telam