Con la presencia del Intendente Camilo Etchevarren, en la Sala de Conferencias del Municipio, se llevó a cabo la presentación de estadísticas del Programa para el Abordaje de la Violencia Masculina Intrafamiliar en Dolores, lo hicieron la Directora de Protección Ciudadana y Género Dra. Mariana Monzani, el Licenciado Roberto Battaglia, Coordinador del Programa y la Trabajadora Social Lidia Paulucci.

Etchevarren destacó el trabajo que viene realizando el equipo que aborda la Violencia Masculina Intrafamiliar, señalando que es una tarea compleja a la que no está ajena nuestra ciudad. Felicitando a quienes llevan adelante la tarea.

El Programa para el Abordaje de la Violencia Masculina Intrafamiliar en Dolores comenzó a organizarse el 1º de febrero del 2017. Se mantuvieron reuniones con los distintos equipos técnicos del Juzgados de Familia y organismos de la Justicia Penal, como Defensores Oficiales, Juzgados de Garantías, Fiscalías, con el Patronato de liberados y distintas instituciones que conforman la Mesa Local Intersectorial de Género. En estas reuniones se informó a todos los equipos acerca de los casos que se pueden derivar al Programa, los perfiles psicológicos con los que se puede trabajar, y los casos que se excluyen del Programa por su imposibilidad de abordaje (ofensores sexuales, lesiones gravísimas, patologías psiquiátricas descompensadas, casos severos de adicciones, femicidas o de homicidios consumados con libertades condicionales).

En estas reuniones se pudo establecer los circuitos de derivación vía oficio judicial, luego de una denuncia, y diagramar como se concretaría, días, fechas, horarios y lugares, el desarrollo del Programa y la derivación a entrevista de admisión, para luego ver la posibilidad de ingresar a los espacio grupales psico – socio – educativos. Se estableció los días lunes de 17.00 a 20.00 horas para las entrevistas de admisión, y los espacio grupales los días martes de 17.00 a 19.00 horas (que en temporada de verano se corrió de 18.30 a 20.30 horas).

El 13 de marzo de 2017 se recibió el primer oficio de derivación del Juzgado de Familia (fuero civil).

Luego de un año completo de funcionamiento continuo, este Equipo Técnico cuenta con la posibilidad de armar un trabajo estadístico en base a los datos recabados.

Se recibieron entre oficios judiciales y voluntarios a 90 hombres mayores de 18 años.

La cantidad de hombres derivados compulsivamente por la Justicia que se presentaron a entrevista de admisión asciende a 52, 32 aceptaron ingresar a los dispositivos grupales y permanecieron asistiendo un mínimo de 3 meses. 17 asistieron un mínimo de 3 meses, 5 asistieron un mínimo de 6 meses, 9 asistieron un mínimo de 9 meses. En la actualidad solo un participante ya lleva 11 meses.

De los 52 que se presentaron a admisión, 20 hicieron una única entrevista, pero no se hicieron presentes a los espacios grupales, por lo que nunca se les dio de alta en el Programa.

Del total de 90 derivados, hubo 38 hombres que nunca se presentaron a entrevista de admisión.

La cantidad de derivación por oficio judicial luego de una denuncia mediante la Ley 12.569 de prevención de la Violencia Familiar, ascendió a 88 hombres.

El Juzgado de Familia derivó a 80 hombres, mientras que de la justicia Penal a 6, de los cuales 2 aún cumplen arresto domiciliario monitoreados con pulsera electrónica.

El Juzgado de Paz de Castelli derivo a 2 hombres.

En este tiempo de funcionamiento se presentaron 3 hombres a realizar consultas espontáneas sin denuncias previas. Actualmente uno de esos voluntarios sigue asistiendo regularmente a los espacios grupales.

Dentro del Programa hay distintos objetivos específicos. Uno de ellos es que el hombre derivado no vuelva a producir nuevos episodios de violencias y a tener otras denuncias o desobediencias de las medidas otorgadas en una primera denuncia. En ese sentido el número es más que positivo. Solo un hombre de los que asistió al Programa volvió a tener otra denuncia.

La cantidad de hombres que ingresaron al Programa y se les otorgó baja por ausencias asciende a 7.

En cuanto a la inserción laboral de los asistentes encontramos que la problemática (a diferencia de otras) nos da un plano variado: empleados 14, realizan changas 4, oficios varios 14, fuerzas de seguridad 4, profesionales 7, jubilados 2, mecánicos 3 y desempleados 4.

En relación a la franja etaria se pueden dividir los derivados en 4 franjas: de 18 a 25: 11, de 26 a 36: 18, de 37 a 50: 14 y mayores de 50 años: 9. El hombre de mayor edad derivado fue de 67 años de edad.

Otros datos significativos que arrojan las entrevistas de admisión, tiene que ver con el ámbito de crianza, 17 afirmaron haber crecido en ambientes violentos y hostiles, 3 de ellos expusieron situaciones de abusos, 3 manifestaron recibir malos tratos en algunas ocasiones y 30 dijeron no recibir tratos violentos en sus ámbitos de crianza. Este número seria relativo dado que luego dentro del dispositivo al momento de trabajar sobre sus biografías y relatos de vida, esos 30 que dijeron no crecer en ámbitos violentos, alrededor de 15 aproximadamente relataron episodios de agresiones y malos tratos al momento de puesta de límites por parte de los adultos responsables de su crianza.

Legitimando y avalando estas prácticas, dentro de lo que consideraban su “buena educación”.

Otro dato significativo está relacionado con la continuación del vínculo de pareja del hombre que asistió al grupo con la mujer que lo denunció: 15 continuaron el vínculo de pareja con la mujer que lo denunció y 20 no volvieron a tener vínculo con esa mujer que lo denunció.

De los 52 que se presentaron a admisión, hubo tres casos donde se articuló con distintos Profesionales de la Medicina Psiquiátrica. Un hombres se presentó con Diagnostico de Trastorno limite de personalidad, otro con diagnostico de trastorno del control de impulsos en su adolescencia y en la admisión de uno se recabaron descripciones de fenómenos compatibles con sintomatología de algún tipo de psicosis. En este caso se articuló con el Servicio de Psiquiatría del Hospital Municipal. En los otros casos, debido a que estaban en tratamiento Psiquiátrico y Psicológico al momento de su derivación se modificó el consentimiento informado donde quedaba explicito que para su permanencia dentro de los espacios grupales era necesario la continuación regular de sus tratamientos previos y el abandono de alguno de estos podría ser motivo de exclusión de los espacios grupales. También un caso de alcoholismo severo se trabajo de manera articulada con el CPA, dado que al momento de admisión ya se encontraba en tratamiento en CPA y con tratamiento psiquiátrico.

En este año de trabajo sostenido se pueden realizar ciertas observaciones terapéuticas. El nivel de ansiedad, angustia, enojo y querella, que surge en el discurso de los derivados durante las entrevistas de admisión, comienza a disiparse con la continuidad y asistencia a los espacios grupales de los días martes. Poder brindar un espacio de contención y asesoramiento en ese momento post denuncia es esencial para prevenir posibles hechos de violencia.