Los tres trabajadores del diario El Comercio, de Quito, habían sido secuestrados el 26 de marzo por una facción disidente de las FARC; Moreno anunció una ofensiva militar conjunta con Colombia en la frontera

QUITO.- El asesinato de un equipo periodístico ecuatoriano secuestrado hace 18 días en la frontera con Colombia por parte de guerrilleros disidentes de las FARC causó ayer conmoción en toda la región. La muerte de los tres trabajadores del diario El Comercio, de Quito, fue confirmada por el presidente Lenin Moreno, que lanzó una ofensiva militar conjunta con fuerzas colombianas en la frontera entre ambos países.

Rivas, Ortega y Segarra, en una imagen que fue prueba de vida durante su secuestroRivas, Ortega y Segarra, en una imagen que fue prueba de vida durante su secuestro Crédito: Twitter

“Lamento informar que se cumplieron las 12 horas del plazo establecido, no hemos recibido pruebas de vida y lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas”, anunció Moreno, que regresó de urgencia de la Cumbre de las Américas, en Lima, por el caso. “Más allá de los esfuerzos realizados, confirmamos que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos… lo único que han querido es ganar tiempo”, agregó. Los familiares de los asesinados rompieron en llanto al escuchar el mensaje y comenzaron a gritar en medio de la sala.

La posibilidad de la ejecución del periodista Javier Ortega, de 32 años, el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, secuestrados el 26 de marzo pasado, tomó fuerza luego de que las autoridades recibieran anteayer del canal colombiano RCN fotos de unos cadáveres que presuntamente correspondían a los rehenes. El equipo periodístico de El Comercio había viajado a la frontera con Colombia para recabar información sobre la violencia generada en la zona por grupos armados ilegales colombianos.

Moreno dio su mensaje luego de una reunión del Consejo de Seguridad Pública de Ecuador (Cosepe), conformado por las principales autoridades civiles y militares del país.

Asimismo, informó que se estaban coordinando acciones con el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Iglesia Católica para el rescate de los cuerpos en la zona fronteriza.

El asesinato tuvo repercusión inmediata en toda la región. En el marco de la Cumbre de las Américas, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, prometió “todo el apoyo y la colaboración para que los responsables sean llevados ante la Justicia”.

El presidente de Ecuador confirma la muerte de los periodistas secuestrados – Fuente: AFP

“[Los responsables de los asesinatos son] bandas de criminales dedicadas al narcotráfico. Las FARC ya dejaron de existir, ya no existen”, dijo Santos, que selló en 2016 un acuerdo de paz con la guerrilla que llevó a su desmovilización y transformación en partido político.

El gobierno argentino, a través de un comunicado de la Cancillería, también manifestó sus “sentidas condolencias y profunda solidaridad” con el gobierno y pueblo del Ecuador y con los familiares de las víctimas. De la misma manera, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), que reúne a los principales medios del país, emitió un comunicado en el que manifestó que “el asesinato de los tres trabajadores de El Comercio enluta al periodismo de toda la región”.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que ayer empezó su reunión de mitad de año en Medellín, realizó un minuto de silencio por los periodistas asesinados. “Lo peor que nos podía pasar en esta asamblea era el desenlace trágico de los periodistas”, manifestó Ricardo Trotti, director ejecutivo de la SIP, al concluir el homenaje a los fallecidos.

Decenas de periodistas de varios países de la región guardaron un minuto de silencio en la sede de la Cumbre de las Américas por la muerte de sus colegas, mientras mujeres y hombres dejaron sus cámaras, micrófonos y libretas de apuntes sobre las mesas de una sala de redacción dentro del centro de convenciones de la cita regional, en Lima.

El director para las Américas de la organización Human Rigths Watch, José Miguel Vivanco, calificó a lo sucedido de “noticia atroz que sumió a Colombia y Ecuador en el duelo”.

Moreno dijo que se habían retomado las operaciones de seguridad en la zona del secuestro, suspendidas previamente cuando se buscaba la liberación de los periodistas, y dispuso siete medidas más (entre ellas, que se levante la reserva sobre la información del manejo del secuestro).

La coordinación de acciones en la zona fronteriza se realiza de manera conjunta con el alto mando militar y policial de Colombia, cuyos integrantes se encuentran en Quito.

También afirmó que incluyeron al narcoterrorista Walger Patricio Arizala Vernaza, alias “Guacho”, en la lista de los “más buscados de Ecuador” y ofreció una recompensa de 100.000 dólares por información que conduzca a su captura en Ecuador o en Colombia.

Guacho, que comanda la columna “Oliver Sinisterra” de las ex-FARC, había dicho en un primer comunicado sobre el secuestro de los periodistas que el gobierno ecuatoriano rechazaba que fuesen liberados a cambio de hacer lo propio con tres miembros de su grupo, por lo que lanzó una fallida operación militar ofensiva que, sostuvo, terminó con la muerte del equipo de prensa.

Las víctimas de la barbarie

Javier Ortega
Periodista

Ingresó en El Comercio en 2012. Entre otros temas, cubrió el proceso de paz con las FARC en Colombia

Paúl Rivas
Fotógrafo

Empezó a trabajar en el diario en 1999. Ganó siete premios de fotoperiodismo en Ecuador

Efraín Segarra
Chofer

Trabajaba en El Comercio desde 2002. Era el chofer de mayor edad en el diario ecuatoriano

Agencia AFP, Reuters y AP

https://www.lanacion.com.ar//2125511-conmocion-por-el-asesinato-de-un-equipo-periodistico-ecuatoriano?utm_source=n_tis_nota1&utm_medium=titularS&utm_campaign=NLExt