El volcán Kilauea, ubicado en la isla más grande de Hawái (EE.UU.), entró en erupción provocando una orden de evacuación de una zona residencial cercana.

Cerca de 30 casas y al menos 4 edificios resultaron destruidos desde que el jueves pasado entrara en actividad. Unas 2 mil personas todavía no pudieron regresar a sus hogares

La cantidad de casas destruidas por la erupción del volcán Kilauea en Hawaii ha aumentado a 26, según la última actualización de las autoridades locales, que también informaron que otros cuatro edificios han sido devastados.

Los funcionarios dijeron además que las más de 1.700 personas que han sido evacuadas desde que el volcán entrara en erupción el pasado jueves aún no saben cuándo podrán regresar a sus hogares, señalaron hoy los medios locales.

“Lo sorprendente fue que, la última vez que miré en ese tablero (el de hogares destruidos), sólo había cinco casas, y ahora hay 26”, apuntó el alcalde Harry Kim.

Según el mismo medio, una pequeña parte de los afectados por la erupción han podido volver a sus casas para recoger mascotas y posesiones o medicamentos “esenciales”.

El volcán Kilauea entró el jueves en erupción tras varios días de temblores en la zona, en la que en los días posteriores se han registrado varios sismos de una magnitud de hasta 6,9 en la escala abierta de Richter.

Las autoridades habilitaron desde entonces dos albergues y evacuaron la zona residencial más próxima al volcán, conocida como Leilani Estates.

En esta zona residencial se abrieron varias grietas de las que salieron lava y vapor, según videos e imágenes que fueron publicadas en las redes sociales por los habitantes de ese lugar.

El volcán Kilauea está localizado en el sureste de la isla de Hawái, que en su extremo suroriental es la mayor del archipiélago y en la que viven unas 185.000 personas.