Con este caso, subió a 25 el número de muertes registrados desde 1992 en las playas de Pernambuco, donde en toda la costa de Recife y las vecinas Olinda y Jaboatao dos Guararapes existen carteles que piden no bañarse.

Un adolescente de 18 años murió hoy a causa de las heridas que sufrió al ser atacado por un tiburón en la playa de Piedade, próxima a Recife, la capital del nordestino estado brasileño de Pernambuco, informaron los bomberos.

Desde 1992, 65 personas fueron atacadas por los tiburones, que por una serie de factores climáticos y de alteración de la costa se acercan a las playas, según el Centro de Monitoreo de Tiburones (Cemit).

El último caso involucró al adolescente José Ernesto Ferreira da Silva, quien estaba en la playa de Piedade con el agua hasta la cintura y un tiburón tigre le arrancó con su mordida el fémur y parte de sus genitales.