La nueva administración encabezada por el primer ministro Giuseppe Conti superó el último obstáculo en el Parlamento al obtener el respaldo de la Cámara baja con 350 votos a favor, 236 en contra y 35 abstenciones.

El martes, el Gobierno de coalición formado por el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga ya había obtenido la moción de confianza por parte del Senado. El Gobierno había asumido el viernes, tras meses de estancamiento político que siguieron a las elecciones celebradas el 4 de marzo, que no dieron una mayoría absoluta a ninguno de los partidos o alianzas participantes.

Según informó la agencia DPA, en un discurso ante la Cámara de Diputados, Conte afirmó que trabajará por un “crecimiento económico y social”, al tiempo que buscará “la disminución gradual de la deuda” del país, en respuesta a la incertidumbre inicial de los inversores por el programa económico del nuevo Gobierno.

Horas antes de la votación en Diputados, Conte prometió que Italia “será conocida y respetada” en el debut internacional del primer ministro en la próxima cumbre del G7 en Canadá el viernes y sábado, donde espera reunirse con los líderes del bloque. El gabinete de 18 miembros del nuevo Gobierno es una mezcla de políticos partidarios y tecnócratas, cinco de los cuales son mujeres.

El líder de la xenófoba Liga, Matteo Salvini, es el ministro del Interior, algo que le confiere amplia competencia en materia de política migratoria. Y el jefe del Movimiento Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, juró como ministro de Trabajo.