Con goles de Perisic y Mandzukic, el conjunto balcánico superó 2 a 1 al combinado británico. Trippier marcó para los de Reino Unido.

Hay que agregarle hojas a su libro, porque Croacia sigue escribiendo historia en Rusia. El comienzo del capítulo de hoy fue el mismo que el de los dos anteriores, aunque no hubo que esperar tanto, para conocer el final.

A los 5´ Inglaterra ya ganaba 1 a 0 con un golazo de Kieran Trippier de tiro libre, emulando a David Beckham. Los dirigidos por Gareth Southgate jugaron los primeros 45´ a su merced. Atacaban y defendían en bloque, mientras que el seleccionado croata no podía hacer pie en el encuentro. Al finalizar la primera etapa, la buena noticia para el conjunto Balcánico era que solamente perdía 1 a 0.

Pero en la segunda parte la historia fue distinta. Luka Modrić empezó a jugar y a demostrar porque es firme candidato a ganar el balón de oro a fin de año. El del Real Madrid se hizo dueño del partido y a partir de ahí se explica el gol de Perisic a los 68´ (durmió a los defensores ingleses con una pirueta) que colocó la igualdad.

Croacia hizo méritos para ganarlo en los 90, pero al igual que contra Dinamarca (octavos) y Rusia (cuartos) tuvieron que ir al alargue, aunque esta vez no hicieron falta los penales. A los 108´ del suplementario, Mario Mandžukić hizo justicia en el marcador y mandó al seleccionado Balcánico a su primera final del mundo.

Croacia accedió a Rusia ganando el repechaje contra Grecia, lo que lo convierte en la primera selección, en la historia de los mundiales, que llega a la final de ese certamen, tras no acceder de manera directa.

El sábado Inglaterra y Bélgica jugarán a las 11:00hs (horario argentino) por el 3er y 4to puesto. Al otro día, pero a las 12:00hs, Francia y Croacia definirán quien reemplazará a Alemania como la mejor la mejor selección de fútbol del planeta.