El hecho se produjo en Mario Bravo y Lanzilota y fue captado por las cámaras del COM. Buscan desalentar la formación de microbasurales en distintos sectores de la ciudad.

El trabajo coordinado de la Subsecretaría de Seguridad con cámaras del COM, Inspección General y Policía Local, logró la infracción de dos personas por arrojar residuos en un descampado de Mario Bravo y Lanzilota. Además de la multa, se secuestró el vehículo utilizado.

“Estas son medidas tomadas por el intendente Carlos Arroyo con el objetivo de desalentar la creación de basurales urbanos. Para esto, el jefe comunal ha encomendado al Centro de Operaciones y Monitoreo alertar a las autoridades pertinentes ante hechos de este tipo”, explicó Marcelo Lencina, subsecretario de Seguridad Municipal.

“Permanentemente tenemos personal en el COM monitoreando. Queremos que los vecinos tomen conciencia que esto nace propia voluntad de ellos. Esto llevará tiempo, por eso hacemos campaña de concientización y recurrimos a infraccionar y secuestrar vehículos, dependiendo el caso”, agregó el funcionario.

Fuertes multas por tirar basura

Por medio del Decreto N° 1326, Arroyo estableció duras sanciones para las personas que arrojen basura en la vía pública. Según esta norma, los fundamentos se basan en las graves consecuencias que representan para el medio ambiente y la salubridad e higiene de la población la generación de focos infecciosos en lugares de uso público o de uso privado no cercados.

Aquellas personas que dispongan los residuos sólidos o líquidos de forma inadecuada se los sancionará con multas que se fijarán sobre la base de 100 salarios mínimos del personal municipal. Además, según dispone la norma, si el infractor se moviliza en algún tipo de vehículo, el Juez tendrá la obligación de sancionar con 30 a 360 días de secuestro del mismo.