La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, anunció hoy un refuerzo en los controles de seguridad en las calles del conurbano bonaerense, para brindar “más tranquilidad y más paz” a los vecinos.

Durante un acto realizado en el club Lanús, Vidal precisó que se ha iniciado “un trabajo en conjunto con intendentes de 29 distritos del conurbano para poder dar las mejores respuestas a un problema que es una de las principales preocupaciones de los bonareneses”, porque afecta “su libertad, su seguridad, la paz y tranquilidad con la que quieren transitar las calles y estar en sus casas, sin tener miedo de que les pase algo”.

“Como reconocemos esa preocupación y en estos dos años y medio hemos trabajado mucho aunque todavía falta”, prosiguió la mandataria, se decidió incrementar “el control y la presencia policial en la calle frente a un problema que nos preocupa a todos”.

Acompañada por el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo; y por el jefe de la Policía Bonaerense, Fabián Perroni; Vidal destacó que “cada vez que recorro los barrios, sé que hay una preocupación con el tema de los motochorros, que genera miedo en muchos vecinos. Frente a ese sentimiento de amenaza e inseguridad, queremos actuar”, por lo que se destinarán “doce mil efectivos en estos 29 municipios del conurbano controlando esta situación, con retenes en lugares específicos para asegurar un mayor control sobre los vehículos y estas motos”.

Según explicó, los controles actuarán para detectar “situaciones sospechosas, autos con pedido de captura o denunciados por robo, motos que no están legalmente compradas o carecen de papeles, situaciones de narcotráfico y tenencia de armas ilegales”.

“Estar más y mejor en la calle nos va a permitir cuidar más a cada uno de los vecinos. Todos los efectivos que tenemos para estar en la calle van a estar en la calle para dar una mejor respuesta a cada uno de los vecinos que vive en el conurbano. Acá no hay colores políticos, estamos juntos porque sabemos que ésta es una de las principales preocupaciones de la gente”, indicó.

Subrayó que los controles abarcarán “los lugares con mayor actividad comercial , en los accesos de vías rápidas y las zonas calientes, las de mayor delito y donde se hayan reiterado los robos”, para garantizar “más tranquilidad, más paz. Tenemos que dar una respuesta concreta para que la gente se sienta más segura”.

También participaron del acto los intendentes de Lanús, Néstor Grindetti; de Escobar, Ariel Sujarchuk; de Tres de Febrero, Diego Valenzuela; de Pilar, Nicolás Ducoté; de Esteban Echeverría, Fernando Gray;  de Almirante Brown, Mariano Cascallares; de Florencio Varela, Andrés Watson; de Avellaneda, Jorge Ferraresi; de Quilmes, Martiniano Molina; de Berazategui, Patricio Mussi; de Ezeiza, Alejandro Granados; y de La Plata, Julio Garro.

Detalles de los controles

En el marco de la Reforma Integral de la Policía que hace foco en la transparencia, profesionalización, equipamiento y modernización de la de la fuerza, desde hoy aumentan los controles con 12 mil agentes en 29 municipios del conurbano bonaerense. Se trata de un paso más en pos de mejorar la seguridad ciudadana y es posible gracias al trabajo en equipo entre el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y los municipios.

Además de controlar el parque automotor, el objetivo es prevenir todo tipo de delitos -como el narcotráfico- al aumentar la presencia policial para que los bonaerenses puedan vivir más tranquilos. Los integrantes de la fuerza estarán destinados a tareas de prevención y lucha contra el delito, realizarán controles de tránsito rotativos en lugares estratégicos de cada uno de los municipios con énfasis en vías de acceso rápidas, las llamadas “zonas calientes” y corredores comerciales.

Los operativos se realizarán en conjunto entre la Policía Bonaerense y la Dirección de Tránsito de cada municipio, quienes tendrán a su cargo el acarreo de aquellos vehículos que no cumplan con la normativa vigente. A su vez, se contará con la presencia de miembros del Grupo de Prevención Motorizada (GPM) con vehículos bitripulados y de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI), Infantería, Caballería y personal especializado en el control de estupefacientes.