Café bombón

Como la mayoría de sus variantes, en este caso, también sustituiremos la leche por otro ingrediente. El candidato utilizado es la deliciosa leche condensada.

Generalmente suele ponerse primero, para agregar la infusión inmediatamente después. Debido a su densidad, la leche quedará abajo, mientras que el café queda arriba, generando dos capas muy distinguibles.

Imagen relacionada

Café Vienés

Otro tipo de café, cuyo principal distintivo está en la sustitución de la leche, por otro ingrediente. En este caso, se utilizará crema batida para acompañarlo. Ésta suele ir sobre un expreso normal o doble.

Aún sin ser de los más populares, es posible pedir alguno por el resto del mundo, para ello tendrás que referirte a él como Expresso con Panna. Específicamente, es conocido por ese nombre en los países de habla inglesa.

Resultado de imagen para cafe vienes

Caffè Macchiatto

Comunmente conocido en España como café Manchado, traducción directa de su nombre original. Sun nombre intenta expresar la idea de manchar un expresso con un poco de leche. Aunque en algunos lugares también le apodan piccolo latte o expresso macchiato. En Francia es popularmente conocido como Lait Tacheté.

Las dos grandes diferencias con el cortado son que se usa una menor cantidad de leche. Y en general suele servirse muy espumado.

Resultado de imagen para cafe bombon

Café Crème

Este es muy popular en Francia, pero sin embargo, es un gran desconocido en el resto del mundo.

Su composición es muy similar al cortado, y por eso es común que se confundanl. Sin embargo son bastante diferentes porque se usa crema de leche en sustitución de la leche. Un cambio de ingredientes que le dará una textura y sabor completamente distintos.

Imagen relacionada

Café jamaicano

Este es toda una obra de arte. Su preparación es algo más compleja que los otros porque lleva más ingredientes. Aunque el orden en cómo se agregan no es relevante, sí que se recomienda seguir la siguiente secuencia.

En primer lugar se pone licor de café, luego vertimos un expresso largo, y lo taparemos con crema de leche. El toque final, se lo da un poco de cacao en polvo esparcido por la superficie.

Imagen relacionada

Café asiático

Esta variedad de cortado tiene su origen en el municipio español de Cartagena. Y aunque sus orígenes datan del 1940, una fecha bastante reciente si lo contextualizamos en la larga historia del café, ha resultado ser uno de los tipos de café más comunes de esa región.

Y, ¿qué contiene? Su base está formada por dos capas compuestas por un expresso largo y leche condensada, en las mismas proporciones. Por encima de esa base, se añade una capa de alcohol, que se forma con un poco de Brandy, generalmente del tipo coñac, y licor 43, flameados con un poco de canela. La receta original de ese flameado también incluía corteza de limón y algunos granos de café, pero como ya te hemos comentado, estas recetas, y especialmente si son elaboradas, varían muchísimo con el tiempo y por la región.

Una curiosidad de este café, es que en sus inicios se le llamó ruso. Pero puedes imaginar que en la situación política de España sobre los años 40, utilizar esa palabra no era adecuado porque se asociaba con la Unión soviética, por lo que acabó llamándose asiático.

Una observación personal que hago a este cambio de nombre, es que me llama la atención el cambio de nombre a asiático, pues aunque en la actualidad Asia nos recuerda principalmente a China, no hay que olvidar que gran parte de la Unión Soviética estaba en Asia. Por ello, se me ha ocurrido que la única explicación que veo al usar ese nombre, es que era una forma indirecta de referirse a su anterior apodo ruso.

Resultado de imagen para cafe asiatico

Capuchino

Este es uno de los tipos de café más populares del mundo. De origen italiano, y cuyo nombre es el conocidísimo cappuccino, ha llegado a todas partes por su irresistible sabor y textura. Es el perfecto acompañante de cualquier desayuno, especialmente en Italia, en meriendas, o para tomar después de las cenas.

Las proporciones adecuadas en taza son: 1/3 de café solo y 2/3 de leche espumada. Para conseguir su textura característica, es necesario que la mitad de la leche esté en forma de espuma. Además, se completa la mezcla con cacao o canela en polvo esparcida por la superficie.

Una curiosidad interesante que quería comentarte, resulta que es el preferido por aquellas personas aficionadas al arte del latte. Se trata de una modalidad artística que consiste, básicamente, en crear formas o dibujos abstractos, inspirados en la naturaleza, sobre la espuma del café. Los trazos se realizan utilizando la espuma de leche mezclada con la infusión. Es impresionante ver algunos de los trabajos resultantes, aunténticas obras de arte.

Imagen relacionada

Café moca

Esta es otra de las variantes más famosas de café con leche. La base es la misma, pero añadiendo una capa de jarabe de chocolate, y canela o cacao en polvo. En algunos casos, se substituye la leche por crema de leche, lo que le dará un sabor mucho más sabroso.

No es raro que muchos baristas lo confundan con un capuchino, sobretodo por la espuma tan característica. Sin embargo, se diferencian fundamentalmente por el ingrediente estrella, el jarabe de chocolate.

Una muestra de su popularidad viene representado en la variedad de nombres. Por ejemplo, en países de habla inglesa, se le conoce como caffè mocha o cappuccino with chocolat. Y en algunas regiones europeas, se refieren a él mediante su nombre italiano: mocaccino.

Resultado de imagen para cafe mocha

Café Irlandés

Esta variedad, también podría ser catalogada perfectamente como un cóctel. Se trata de un expreso doble mezclado con Whisky irlandés, tapado con una capa de crema batida.

Se sirve en copa grande, por lo que su presentación es muy vistosa. Generalmente, ésta suele estar precalentada.

Es uno de los tipos de café que menos confusión genera. Así que no tendrás muchos problemas al pedir uno, porque en casi cualquier lugar lo conocen como irish coffee. Si te lo quieres preparar en casa, te recomiendo este whisky, acompaña muy bien a este preparado.

Resultado de imagen para cafe irlandes

Si quieres aprender cómo prepararlo, qué variedades existen, o saber un poco más sobre su historia, Aquí va…

¿Cómo se prepara?
La preparación no es compleja, únicamente se compone de ocho pasos bastante sencillos. Sin embargo, otro detalle importante en el proceso de preparación es el vaso a utilizar. Por lo general, es recomendable utilizar un vaso o copa de cristal alargado. Es muy característica, y en ciertos momentos, evoca al recuerdo de una jarra de cerveza.

Ingredientes
Las medidas pueden variar, en función de la cantidad de bebida que quieras hacer, aunque lo recomendable, es que se consigan 150ml por cocktail:

40ml de Whisky, preferiblemente Irlandés.
80ml de café caliente, o si lo prefieres, con dos expresso es suficiente.
40ml de crema batida, o crema de leche.
15ml de azúcar. Si es azúcar moreno mejor.

Es importante seguir el orden, por dos motivos: Está pensado para evitar que los ingredientes que deben estar calientes, se enfríen. Y el orden de colocación, influye en su sabor final.

Otro de los factores importantes a tener en cuenta, es el tipo de grano café a utilizar. Pues éste, ejercerá una influencia notable en el sabor final. Por lo general, se recomienda usar un café espresso. Es muy importante la textura de este espresso, pues debe ser cremoso y fino al paladar. Lo ideal, es que el grano contenga notas de sabor a frutos secos, y aroma a madera.

1.- Prepara la crema
Como siempre sucede con estos preparados, hay dos caminos para conseguir el mismo resultado. Puedes usar la opción más elaborada o natural, y la opción práctica.

Crema casera
Si sabes hacer crema casera, a pesar del tiempo que necesitarás para prepararla, sin duda esta es la opción ideal. Sin duda, el café estará mucho más sabroso de este modo.

Para conseguirlo, lo primero que se debe hacer es batir la crema hasta que quede bastante espesa. Pero sin que llegue a estar montada.

¿Cuándo paro? Cuando esté espesa pero conserve una textura suave, y además, no debe caer de la cuchara. Entonces será cuando esté en su punto.

¿Quieres un extra? Para darle mejor cuerpo a la crema, y un sabor más agradable, le puedes agregar un par de cucharadas de azúcar.

Crema de spray
La opción más rápida y práctica, es sin duda usar la crema de spray de toda la vida. El inconveniente de usarla, es que este tipo de cremas, suele ser muy liviana y poco consistente. Eso implica que es fácil que se mezcle con el café estropeando la presentación y el sabor del conjunto.

Por el lado positivo, que no tienes que invertir apenas tiempo en prepararla. Tan solo enfocar en la taza y pulsar el botón para agregar la crema.

2.- Calentando el whisky
El whisky se debe calentar un poco. Hay que ponerlo en un recipiente, y verter 40ml de esta bebida, junto con los 15ml de azúcar. Recuerda que, si es morena mejor.

Hay dos opciones para calentarlo. La primera requiere paciencia, pues hay hacerlo a fuego lento, hasta que esté cerca del punto de ebullición. Es ahí cuando llega el momento de introducirlo en la copa.

La otra opción es mucho más práctica. Hay que hacer uso de un microondas de unos 800W de potencia durante unos 30 segundos aproximadamente.

¿Cuál utilizar? Es evidente que el calentado mediante fuego, es más natural, y eso siempre se acaba notando.

Nota: El café irlandés suele servirse en copa de 150ml, por eso, si quieres ser fiel a la receta original, hay que usar una.

3.- Preparando el café
Llegó el ingrediente estrella. Siendo el añadido principal, vamos a preparar 80ml de café negro de la variedad arábiga (la común vaya).

Lo ideal, es hacer dos espresos, dado que su sabor es muy intenso, están listos en poco tiempo, y encaja con la cantidad de café que queremos. Recuerda, que lo importante aquí es mantener la calidad de la infusión, por ello te recomendamos preservar la crema generada por el espresso.

Una vez estén listos, se agregan a la copa, junto al whisky y al azúcar. En este punto debes tener en cuenta, que debes dejar espacio en la copa para la crema. Es importante mezclarlos bien, para ello, puedes servirte de una cuchara corriente.

4.- Agregando la crema
Este paso no tiene demasiado misterio, la crema que has preparado en el primer paso, se debe agregar en la copa.

IMPORTANTE: ¡¡No hay que mezclarla!! La crema debe estar encima de la mezcla de whisky y café. No queremos estropear la presentación. Si el consumidor quiere mezclarlo, es su decisión, pero la presentación de un buen café irlandés deja bien clara la diferencia entre la infusión, y la crema.

5.- Presentación final
Vaso con café irlandés terminado junto con parte de sus ingredientes para darle un toque más atractivo, y dejar totalmente sorprendido a las personas que lo vayan a probar, le puedes agregar algún elemento decorativo. Generalmente, suele ponerse, sobre la crema, un poco de chocolate en polvo, o canela.

En algunos casos, y eso no dará ningún sabor, únicamente sirve para decorar, suele ponerse un par de granos de café sobre la crema. Queda muy bonito, aunque no aporta nada al sabor.

¿Qué variedades te puedes encontrar?
En la actualidad, es fácil hallar otros tipos de café Irish. Derivaciones de la receta original, que en general, se tratan únicamente de adaptaciones locales a la forma clásica de prepararlo.

Es curioso, porque cada uno de estos tipos, se diferencian únicamente por la variación de alguno de estos tres ingredientes: el licor, el tipo de café o la nata utilizada.

Irlandés cremoso
Para preparar esta variedad, únicamente tendremos que agregar dos ingredientes nuevos.

En el paso 3, substituiremos el café expreso por un macchiatto. Y luego, en la fase de mezclado del café junto con el whisky, añadiremos 40ml de bailey’s. Es importante que quede bien mezclado.

Como puedes imaginar, va a ser un combinado bastante suave, por la cantidad de lácteos que vamos a agregar. Sin embargo, si eres de los que disfruta de la leche, te encantará.

Café menta
Copa de irish coffee mint

Esta variedad es, si cabe, aún más sencilla que la cremosa. Únicamente tendrás que agregar un nuevo elemento.

En el paso 3, una vez has vertido el café y el whisky, hay que añadir 40ml de baily’s de menta. Como siempre, es importante mezclarlo todo bien.

Y ya al final, en el paso 5, además de los adornos que quieras ponerle, es aconsejable ponerle un par de hojas de menta. Le dará un toque de color, y dejarás claro qué sabor va a esperar quién lo consuma.

Resultado de imagen para Café menta

Café francés
Copa en la que se puede apreciar la crema y los detalles de naranja finamente cortada

Al estilo francés, únicamente se cambia el tipo de licor. En vez de usar Whisky, se usará Grand Marnier o Cointreau.

IMPORTANTE: ¡No debes usar los dos a la vez! O uno, u otro, pero no se combinan.

El Grand Marnier fue creado al rededor de 1880, a base de coñac y extractos de naranja amarga. Mientras que el Cointreau, descubierto en 1875, es un licor creado a partir de las cáscaras de la naranja.

Por último, le falta el detalle definitivo, el único adorno que se usará, es un trozo fino de naranja. Ésta se coloca sobre la capa de nata, hay que tener cuidado, porque estropearás la presentación si se hunde o se mancha.

Imagen relacionada

Café mexicano
Copa del tipo méxicano, junto con una botella de Kahlúa

Para servir la variación de Irish a la méxicana, no tendremos que hacer muchos cambios. El primero y más obvio, es sustituir el whisky por tequila. Echaremos exactamente la misma cantidad, 40ml.

El otro gran cambio, agregar un poco de licor de café méxico, lo podrás encontrar por su nombre Kahlúa. No es difícil de encontrar, pues está bastante extendido.

Este nuevo ingrediente, lo debes agregar en el paso 3, justo cuando vas a mezclar el café con el tequila. La cantidad que has de verter es la misma que la de tequila, es decir, unos 40ml como máximo.

Imagen relacionada

¿Cómo surgió el café irlandés?
La historia que hay detrás del café irlandés es bastante curiosa. Como ya comentábamos al inicio del artículo, ya hace más de 100 años, que el café se ha ido combinando con distintas variedades de licores. Y a pesar que su nombre nos evoque a un pasado muy lejano, y una tradición muy asentada, la realidad es muy distinta.

El primer café irlandés
Sin embargo, no fue hasta los años 40, que no se inventó. Fue uno de los empleados del aeropuerto de Shannon, en irlanda, cuyo nombre era Joe Sheridan. En un duro invierno, y debido a un retraso de uno de los aviones de la Pan Am, decidió combinar café con whisky para calentar a los pasajeros, para compensar el frío y la espera de su vuelo.

Entre los año 1920 y 1940, el aeropuerto de Shannon era conocido por ofrecer servicio a hidroaviones.

Lo que jamás pensaría Sheridan, es que esta combinación tan simple, daría lugar a uno de los cócteles de café, más famosos del mundo. Pero eso no ocurriría hasta 1952. Por aquella época, un escritor norteamericano llamado Stanton Delaplane, del diario San Francisco Chronicle, viajó hacia Irlanda y probó el desconocido Irish Coffee, en el aeropuerto de Shannon.

El café irlandés se populariza
A su regreso, y pocos meses después, en noviembre de ese mismo año, decidió colaborar con el Buena Vista Café, de San Francisco. Quedó tan impresionado por ese nuevo cóctel, que estaban decididos a recrearlo, no querían desaprovechar ese descubrimiento, ya que era una gran oportunidad de negocio, querían comercializarlo por todos los Estados Unidos. Como bien sabes, a los americanos se les da bien vender, así que no tardó mucho en ser conocido por todos los rincones del mundo.

Pero aquí no acaba su historia, porque por allá en 1972 apareció una famosa marca de licores llamada Baileys. Esta bebida está compuesta de café, whisky y crema de leche, y se dice que sus creadores, se basaron en el tradicional café irlandés. Es tal la semejanza entre ambos, que en muchos lugares, se le conoce como “café irlandés industrializado”.

Imagen relacionada