El ritmo frenético que caracterizó la última jornada de la semana en los tribunales de Comodoro Py amenaza con repetirse. A once días de estallar el caso, todo indica que las detenciones podrían seguir sucediéndose y las consecuencias son aún inimaginables. En ese contexto, se torna clave el testimonio del ex titular de la Cámara de la Construcción Carlos Wagner, uno de los últimos arrepentidos del caso. Wagner, también dueño de Esuco, que declaró el viernes y su exposición fue considerada por altas fuentes de tribunales como la “más valiosa hasta ahora” porque consideraron que hizo “un aporte importantísimo de información”.

Esa misma noche salieron las órdenes de detención contra los empresarios Raúl Vertúa y Juan Carlos Lascurain; José María Olazagasti, ex secretario privado de Julio De Vido, y de Claudio Uberti, ex titular del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi). Los tres primeros ya fueron detenidos y este lunes serán indagados, mientras que Uberti permanecía prófugo al cierre de esta edición. Para este lunes también está prevista la presentación en indagatoria de Cristina Kirchner.

“Menos ella, que tiene fueros y (el ex ministro, Julio) De Vido, (su segundo, Roberto) Baratta y (el ex secretario de Obras Públicas, José) López, que ya están en cana, cualquiera puede caer con todo esto”, resumía de un modo coloquial una fuente de la investigación consultada por PERFIL.

La mejor prueba de eso es que hasta empresarios como Aldo Roggio o Luis Betnaza –de Benito Roggio e hijos, y Techint−, o Hugo Eurnekian, de Corporación América, que hasta el momento no habían sido alcanzados por el caso, terminaron la semana pasada declarando frente a la Justicia.

“Si vos dabas nombres como estos hace una semana, nadie firmaba que tenían que venir, pero acá están. Es más, hasta hace tres días lo de Roggio eran versiones periodísticas y lo de Eurnekian no estaba ni en el radar, pero en lugar del country arrancaron el fin de semana en Comodoro Py declarando”, completaban. “A esta altura, en el empresariado nadie duerme tranquilo, de los funcionarios no quedan muchos por detener”, ironizó otro.

Roggio será indagado la tarde del martes, pero ya alcanzó un acuerdo con el fiscal Carlos Stornelli, que ahora deberá ser homologado por Bonadio. Por otro lado, Wagner apuntó a explicar cómo funcionaba el sistema de cartelización de la obra pública, a través del cual las empresas se quedaban con los contratos. Y a diferencia de sus pares, que no hablaban de coimas, sino de “aportes para las campañas”, Wagner confesó haberlas pagado. Explicó que surgían tras negociaciones con el ex ministro Julio De Vido y fue el primero de los empresarios que lo mencionó directamente. Hasta ahora, la mayoría de los involucrados apuntaban hasta Roberto Baratta, ex subsecretario del desaparecido Ministerio de Planificación y hombre de máxima confianza de De Vido. También habló de los montos de “adelanto”, que iban de un 10% a un 20% del valor total de la obra.

La ruta del dinero. Los investigadores del caso ya consideran probados los dichos de Centeno en sus cuadernos y apuntan, con cada declaración de arrepentido, a ir completando toda la estructura de maniobras denunciadas. En ese esquema ocupa un lugar muy importante el tema de la ruta del dinero. Allí se habla de financistas y “cuevas”, que ahora aparecen en el radar de la Justicia y podrían encerrar parte de las próximas novedades de la causa. Incluso, en las últimas horas del viernes se barajó la posibilidad de que un financista se presentara a dar testimonio en el caso, tras haber cambiado cheques de algunas de las firmas comprometidas.

Sorpresas. Parte de las expectativas sobre lo que puede pasar en el futuro cercano también están puestas en los dispositivos que comenzarán a analizarse en breve. Se trata de computadoras, celulares, tablets y laptops que fueron secuestradas en los distintos allanamientos del caso. Allí se hará análisis de documentos y conversaciones, que pueden transformarse en una auténtica caja de pandora, que depare nuevas sorpresas.

Junto a Uberti, queda prófugo Oscar Thomas, ex titular del Ente Binacional Yacyretá, cuya orden de detención salió el 1º de agosto. Thomas presentó, a través de su defensa, un pedido de eximisión de prisión que fue rechazado por Bonadio hace varios días. Tanto en tribunales como en el sector de la construcción hay expectativas sobre lo que puede suceder con él. “Si cae Thomas se termina de caer todo porque es un peligro con lo que puede decir”, coincidían a uno y otro lado del caso, en el que por estas horas ya nadie parece poder dormir tranquilo.