Un jurado popular declaró “no culpable” al carnicero Daniel Oyarzún, juzgado por atropellar y matar a un ladrón que minutos antes había entrado a robar a su comercio, en Zárate.

“Estoy contento porque se hizo justicia. Quiero agradecer a la gente. Sabía que era inocente. Nunca fui un justiciero, siempre fui un laburador”, dijo tras conocerse el veredicto el carnicero, quien se mostró agradecido con su abogado Ricardo Izquierdo “porque sabía que era inocente y siempre estuvo al lado”.

Por su parte, el letrado sostuvo que “no hay dudas de que el sistema de juicios por jurado funciona”. “Los vecinos de Zárate sabían que Oyarzún era inocente. Hoy lo saben 12 personas más que son los miembros del jurado”, aclaró.

El tribunal consideró que Oyarzún actuó en “legítima defensa”, por lo que se desestimó la acusación del fiscal, que pedía que sea condenado por homicidio, al considerar que el choque y la muerte habían ocurrido cuando el comerciante no estaba en peligro.

El juicio contra el carnicero se inició el lunes pasado, a cargo del Tribunal Oral N° 2 de Campana. La ley prevé que, en caso de absolución en manos de jurado popular, no se pueda apelar la decisión, por lo que Oyarzún quedó libre de culpa y cargo.

El hecho por el que se juzga a Oyarzún ocurrió hace exactamente dos años, el 13 de septiembre de 2016. El robo se produjo al mediodía, cuando un joven identificado como Marcos Alteño, de 24 años, entró armado a la carnicería “Billy Yoou” y apuntó a la cajera, quien le entregó la recaudación de la mañana. El ladrón efectuó dos disparos y escapó en la moto en la que había llegado junto a su cómplice Brian González.

Inmediatamente, Oyarzún subió a su auto y empezó una persecución a toda velocidad, que culminó a los 200 metros del local cuando atropelló a González y lo aplastó contra una columna de alumbrado. Unos metros antes, Alteño se había tirado de la moto en movimiento y continuó su fuga a pie.

El joven que manejaba la moto murió horas después en el hospital, mientras que su cómplice fue detenido meses después y condenado a seis años de cárcel. El episodio renovó la polémica sobre la “justicia por mano propia”, y hasta generó la intervención del presidente Mauricio Macri, quien opinó que “Oyarzún debería estar con su familia, tranquilo, tratando de reflexionar en todo lo que pasó mientras la Justicia decide por qué paso, por qué sucedió”.

Eco político

El caso Oyarzún generó un fuerte eco político que se hizo sentir en las redes sociales. A través de su cuenta de Twitter, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, celebró el veredicto como “un verdadero acto de justicia” y habló de un “histórico juicio popular”.

Del otro lado, sin referirse específicamente al caso, el exgobernador Daniel Scioli escribió en las redes sociales: “Estoy muy orgulloso de haber puesto en práctica los juicio por jurados durante mi gestión”. “Su implementación se encontraba pendiente desde la Constitución de 1853. Son una manera real y efectiva de democratizar el sistema judicial”, agrego.