El Intendente Camilo Etchevarren y Juan Carlos Pirali, reconocieron a vecinos. El primero de los distinguidos fue el electricista Julio César Piñero, en su domicilio recibió la plaqueta. Con 92 años, comentó que antes de los 18 ya había comenzado a trabajar con Luis Larraburu, con quien aprendió el oficio. Orgulloso resaltó que con su esfuerzo pudo construir su casa en calle Avellaneda.

Posteriormente en el Archivo Histórico ante un buen marco de vecinos se comenzó con Humberto Averza, nacido en Castelli en 1937. A los 13 años empezó sus estudios en la Escuela Industrial de nuestra ciudad, egresó en 1958. Recordó que reparó motos, estuvo 20 años en la fábrica Tamedo, continuó su actividad como comerciante con la venta de repuestos de motos.

La enfermera María Mingo, de 88 años fue otra de las homenajeadas. Se jubiló en el Hospital y continuó trabajando en el Sanatorio de Dolores. “Trabajé muchos años, más de sesenta, estoy muy feliz por lo que hice”, dijo María Mingo.

Noemí Angélica “Porota” Molteni, fue otra de las reconocidas. La enfermera comenzó la profesión por sugerencia de su padre, que junto a su mamá trabajaban la tierra. Contó que eran dieciséis hermanos. Prestó servicios en el Hospital y el Centro Materno. “Trabajé además junto a mi esposo en la carnicería durante 43 años”, destacó “Porota” Molteni.

El Intendente agradeció a quienes se encontraban acompañando y felicitó a los que recibieron su reconocimiento. “Estos vecinos tienen en común el amor por lo

que han hecho”, dijo Etchevarren, que agregó “Dolores es una gran familia en la que todos nos conocemos. Estamos muy felices de poder hacer estas entregas a gente que tanto ha trabajado”.