Primavera es una excelente estación para asignar los lotes del campo que se destinarán para uso forrajero en otoño 2019.

Si decidimos intervenir en el campo natural con algún recurso que nos brinde mayor calidad y/o cantidad de forraje, el paso inicial es el barbecho, (tiempo desde la primera labor en el suelo -química o mecánica-, hasta la siembra otoñal). Ésta técnica tiene diferentes características y exigencias, dependiendo en gran parte del cultivo otoñal a implantar.

Daremos ahora algunas recomendaciones para los barbechos, que están ligadas al futuro cultivo, y que serán más complicadas en la medida que el lote sea virgen o que tenga laboreos y cultivos previos.

* Si el potrero elegido posee limitantes como salinidad o alcalinidad (sodio), es gredoso, pesado y arcilloso, probablemente el pasto elegido sea agropiro, puro o con otra especie rústica, y en este caso es

absolutamente imprescindible matar el pelo de chancho, (seguramente presente), para tener posibilidades de éxito.

El pelo de chancho es una maleza dura, difícil de erradicar, rizomatosa. Con una sola aplicación de Glifosato no lo vamos a conseguir y es necesario una pulverización en noviembre (2,5 a 3 Lts/Ha), y otra en febrero previo a la siembra con la misma dosis. Si así no lo hiciéramos, el pelo de chancho sobrevivirá y con el tiempo deteriorá a la pastura.

* Si el forraje futuro es un verdeo de invierno,(avena, raigrás anual, cebada, etc), o pasturas finas como alfalfa, cebadilla, falaris, pasto ovillo, raigrás perenne, festucas de calidad, o tréboles en general, el barbecho debe ir acompañado además del Glifosato, con herbicidas que ataquen a malezas que se han vuelto resistentes al Glifosato, como rama negra, cardo negro, espina colorada y otras.

* Si el tapiz vegetal es festuca tóxica, no hacer pasturas al año siguiente, pues se necesitan 2 o 3 años de cultivos agrícolas o forrajeros para poder erradicarla.

* Por último, el mensaje general, es que cuanto más largo el barbecho, mejor, porque ayuda a la acumulación de agua y nitratos en el perfil del suelo, que favorecerá a la futura pastura.

Ante cualquier duda y en la medida que podamos serles útiles, los esperamos en la sede de del INTA Dolores, en calle Martín Campos 220, de 08.00 a 16.00 Hs., con visita a campo inclusive.

Ing. Ag. Ignacio Rípodas

INTA Dolores

EEA Cuenca del Salado