Las víctimas rescatadas, entre ellas un bebé y un hombre de 33 años, fueron ingresadas en hospitales de la región y contaban con heridas de diversa consideracion, según declaró el comandante del Cuerpo de Bomberos de Río de Janeiro, Roberto Robadey, en una entrevista en directo a la cadena de televisión Globo News.

Robadey dijo que unos 50 bomberos actuaron en el local y los trabajos de rescate deberán continuar durante al menos 24 horas.

El estado de Río de Janeiro, en especial la ciudad de Niteroi, se vio golpeado en los últimos días por fuertes lluvias y estaba en estado de alerta, resaltó el comandante.

Después de las tormentas de la víspera, parte de la cumbre del Morro da Boa Esperança se vino abajo y alcanzó por lo menos seis viviendas habitadas.

“Algunas personas siguen desaparecidas y estamos trabajando para verificar si estaban en las casas (a la hora del suceso) para orientar el trabajo de las próximas horas”, destacó ayer el comandante.

Agregó que no descartaba la posibilidad de que haya más personas bajo los escombros y que el número de fallecidos y heridos pudiera incrementarse.

Según expresó la Alcaldía de Niteroi en una nota, éste se trata del primer caso de deslizamiento de tierra desde el sufrido en el Morro do Bumba, un antiguo vertedero sobre el cual se construyó una favela y donde 46 personas perdieron sus vidas después de que una avalancha arrastró a unas 50 casas en 2010.

En esa ocasión, se produjeron alrededor de 300 derrumbes en los cerros en todo el estado de Río de Janeiro, que acabaron con la vida de más de 250 personas.

“Desde 2013, la Alcaldía de Niteroi invirtió más de 150 millones de reales (unos 40,17 millones de dólares) en obras de contención en 50 cuestas de la ciudad”, destacó el organismo.(EFE).