Investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata analizaron el impacto que podría generar en la población la aprobación del proyecto de ley que busca volver optativa la vacunación en menores de edad.

La vacunación es gratuita y obligatoria en Argentina desde 1983, según dispone la Ley 22.909. Sin embargo, en 2017 un proyecto buscó que se tornara optativa y los beneficios de este sistema de inmunización comenzaron a ponerse en tela de juicio.

En este marco, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) analizó el impacto que podría generar la aprobación de la norma y, a través de un modelo matemático, comprobó los potenciales efectos de la reducción de la cobertura de la vacunación en la enfermedad conocida como tos convulsa, coqueluche o pertussis.

La pertussis es una infección respiratoria potencialmente mortal en lactantes no vacunados. Como la efectividad de las vacunas disponibles es insuficiente para eliminarla, presenta brotes epidémicos periódicos. El diseño en el que trabajó el equipo de la Facultad de Ciencias Exactas toma como premisa hipotética la disminución de coberturas de todas las dosis durante cuatro años.

“Planteando en el modelo, una reducción sólo del 5% anual de las coberturas de vacunación durante 4 años a partir de 2018, en el siguiente brote, los casos graves respecto del último brote se incrementarían en más del 100 % en menores de un año, con una estimación de 101 fallecidos”, sostuvo la especialista Paula Bergero.

Además, la integrante del Grupo de Modelado y Simulación de Transmisión de Enfermedades Infecciosas del INIFTA (UNLP – CONICET) aseguró que “con una reducción del 10% anual por 4 años, el siguiente brote superaría al previo en más del 200%, con 163 decesos”.

En Argentina, la vacunación para prevenir esta enfermedad está indicada a los dos, cuatro y seis meses de vida, con refuerzos a los 18 meses, al ingreso escolar (triple bacteriana DTP), en la adolescencia, a embarazadas y cuidadores de la salud (triple acelular dTpa).

Desde la comunidad médica alertan sobre el “efecto catastrófico” que generaría la no obligatoriedad de las vacunas y aseguran que podría generar la reintroducción de enfermedades ya eliminadas (como difteria) y agravamiento de otras endémicas (como coqueluche).

El modelo matemático fue desarrollado entre el Laboratorio VacSal (Instituto de Biotecnología y Biología Molecular –IBBM–, La Plata) dirigido por Daniela Hozbor, y el Grupo de Modelado y Simulación de la Transmisión de Enfermedades Infecciosas del Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA) a cargo de Gabriel Fabricius.

Según datos oficiales, el esquema primario de vacunación recomendado por la Organización Mundial de la Salud alcanzó en los últimos años coberturas próximas al 95%, aunque existen poblaciones por debajo del 80%.

El brote reportado en Argentina en 2011 causó 76 muertes de niños de un año o menos. A partir de 2012 se incorporó el refuerzo para embarazadas y en el siguiente -ocurrido entre 2015 y 2016- hubo una considerable reducción de los casos graves.

“Para mantener las coberturas altas y la confianza de la comunidad en el programa de inmunización, es necesario generar campañas que comuniquen los beneficios y alerten sobre las consecuencias de una vacunación incompleta o retrasada”, sostuvo Bergero.

Y culminó: “Creemos que este trabajo resulta un aporte importante, ya que se presentan resultados de un modelo matemático robusto y parametrizado localmente que permiten cuantificar el riesgo respecto de pertussis, si se pone en peligro el programa de inmunización obligatoria”.