El presidente del Partido Popular (PP), la mayor fuerza opositora española, Pablo Casado, afirmó que su país no colonizaba sino que asumió el gobierno de numerosas naciones en otros continentes con el objeto de “tener una España más grande”.

“No vaya a ser que nos tilden de invasores, no; la madre patria es como nos llaman en Colombia, en la Argentina, en Chile, y lo dicen con cariño”, sostuvo ayer Casado en Algeciras, en un acto de campaña para las elecciones parlamentarias del 2 de diciembre próximo en la región de Andalucía.

El dirigente agregó: “Yo siempre cito la Constitución de 1812, la Peña, cuando dice ‘los españoles damos hemisferios’. Fuimos la primera nación que venía de un imperio que llamábamos ‘españoles’ a aquellos que formamos parte de las colonias.”

“Nosotros no colonizábamos, nosotros lo que hacíamos es tener una España más grande; después de las independencias, hemos seguido teniendo una relación excelente con las repúblicas iberoamericanas”, subrayó Casado, según recogió la versión española del diario digital The Huffington Post.

El líder de la oposición hizo esas declaraciones en el contexto de sus críticas al gobierno a cargo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y su “debilidad” por no haber obtenido la cosoberanía de Gibraltar en las negociaciones de la Unión Europea (UE) con el Reino Unido por su salida del bloque (Brexit).

“El PSOE no ha negociado; qué negación de responsabilidad”, sostuvo Casado, quien tildó de “traidor” al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, según consignaron los diarios madrileños ABC y El Mundo.

Gibraltar es un pequeño territorio ultramarino ubicado al sur de España, que reivindica derechos sobre él, pese a que está bajo soberanía británica desde 1713.

El acuerdo celebrado el viernes pasado en el seno de la UE establece que la cuestión de la soberanía sobre Gibraltar será retomada después de diciembre de 2020, una vez que termine el período de transición para el Brexit.

“Por supuesto, España planteará la cuestión de soberanía y cosoberanía” entonces, afirmó el secretario de Estado para la UE del gobierno español, Luis Aguirano.