En el marco de la “contracumbre” armada en Ferrocarril Oeste, la exmandataria dijo que ese espacio excede las derechas e izquierdas, y sostuvo que el país ha vuelto a tener “el cepo estructural de una deuda externa sin precedentes”.
Figura central del primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico organizado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso) en el club Ferro Carril Oeste de la Ciudad de Buenos Aires, la senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner exhortó este lunes a crear “una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo”.

Fue en el marco de la denominada “contracumbre” de la reunión del G20 que tendrá lugar la semana que viene, aunque ella especialmente se ocupó de negar que ese encuentro lo fuera: “Esto no es ninguna contra cumbre. Nosotros como espacio progresista debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra, sino como el espacio político de ideas que excede la categoría de izquierdas y derechas para ingresar en una nueva categoría de pensamiento, la de pueblo”.

“Pocas veces en la historia se da la oportunidad contraponer, de poder analizar dos modelos de gobierno con tan poco espacio de tiempo. Dentro de 20 días, el 9 de diciembre, se cumplen 3 años exactos desde que el neoliberalismo se ha instalado en nuestro país”, sostuvo, apuntándole directamente al Gobierno de Mauricio Macri. En ese sentido señaló que “tenemos un gobierno que culminó el 9 de diciembre de 2015 al que caracterizaban como populista. A 3 años el neoliberalismo ha vuelto a endeudar el país. Nadie puede negar al Gobierno que culminó el 9 de diciembre que fue el único que desendeudó a la Argentina”.

Agregó Cristina que “el desendeudamiento nos permitió desarrollar políticas públicas sin tutelas ni órdenes”.

Por el contrario, sostuvo que ahora “han vuelto al FMI con un préstamo de 57.000 millones de dólares que convierte a la Argentina, a sus gobiernos, una vez más en meros gestores de políticas que le son impuestas desde afuera”.

Cristina Kirchner señaló que “hoy la Argentina vuelve a tener el cepo estructural de una deuda externa sin precedentes”, y abundó: “Duplicamos el PBI. Hoy vamos a terminar con un decrecimiento de la economía del 3% del PBI. Este es el resultado de 3 años de neoliberalismo en la Argentina”.

La Cristina Fernández de Kirchner que se mostró este lunes en el club Ferrocarril Oeste pareció estar “en modo campaña”, al señalar por ejemplo que “durante nuestra época, eran horas y horas de cola en los supermercados. Hoy están literalmente vacíos”.

“Nuestro gobierno por primera vez en la historia pudo completar sus períodos de gobierno, y culminamos nuestra gestión con una Plaza de Mayo desbordada como nunca se había visto en la historia”, agregó recordando su gestión y luego volvió a emprenderla contra la administración actual: “Estos días hubo lluvias muy intensas en la provincia de Buenos Aires. En agosto del 2015, días antes de las paso, los periodistas se subieron a canoas y recorrían remando el Gran Buenos Aires. En esta oportunidad no se vio a ningún periodista de ningún medio militando la inundación”.

Insistió luego en que “duplicó la inflación el gobierno que decía que iba a ser el problema que más fácil se resuelve”, y señaló que “el neoliberalismo es una construcción política del capitalismo, como lo fue también el Estado de bienestar”.

“La igualdad es una construcción política -expresó en otro pasaje-. No es algo que esté implícito en la condición humana. Al contrario. El neoliberalismo trabaja también con psicólogos para generar nuevos sentidos comunes. El neoliberalismo empieza a trabajar sobre ese concepto de la igualdad exacerbando los aspectos más negativos”. Estimó que “la igualdad devino en el tema de la individualidad, la meritocracia: si tenés trabajo es porque te lo ganaste vos y si no tenés trabajo es porque no tenés capacidades para tenerlo. Ya no es un problema del Estado o de la sociedad, es un problema tuyo”.

Para Cristina, “se operó sobre la sociedad para romper los vínculos de solidaridad. Así operó el neoliberalismo”, y se preguntó: “¿Saben por qué la gente aguanta tanto ajuste? Porque hay un colchón de entramado social que construimos nosotros. Porque todavía tenemos trabajadores registrados ocupados, porque tenemos las AUH, las jubilaciones”. En ese sentido apuntó que “el grado de organización, de participación, también se logra a partir de conquistas de esos 12 años y medio”.

La exmandataria sostuvo que “este neoliberalismo ha servido para romper los lazos de solidaridad, pero fundamentalmente para que la gente no pueda identificar adecuadamente lo que le conviene en materia de gobierno y de políticas gubernamentales”.Luego insistió con las promesas no cumplidas: “Acá se le aseguró a todos los trabajadores argentinos que no iban a pagar ganancias. A los comerciantes que no iba a aumentar la presión tributaria. Acá no se dijo que se iba a eliminar la movilidad jubilatoria. Es muy diferente a lo qué pasó en Brasil”.

Agregó entonces que “tenemos un gobierno legal. Ahora, ¿hay legitimidad en políticas que no fueron convalidadas por nadie y que cuando se ofertaron a la sociedad no tuvieron apoyo?”.

A su juicio, “el Gobierno debió haber tomado las elecciones de medio término no como una confirmación de sus políticas como un alerta. Porque el blindaje mediático tiene un problema: te ayuda, pero en algún momento te confunde”.

La senadora nacional señaló que “la categoría de derechas e izquierdas es absolutamente perimida, sirve para dividir”, y llamó a “acuñar una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo. Que no es de derecha ni de izquierda”.

Luego pareció avanzar sobre eventuales reformas a impulsar en una nueva experiencia suya de gobierno: “Estamos con el mismo sistema de gobierno de cuando no había luz eléctrica. ¿Alguien se sacaría una muela como se sacaban en 1989? Hay que repensar nuevas arquitecturas institucionales que reflejen la nueva estructura de poder”.

Cristina señaló que “la falta de trabajo debe ser buscada no en lo inmigrantes, sino en las políticas públicas que se han implementado. Cuando se agota la argumentación del capitalismo comienzan a surgir los movimientos de extrema derecha que tratan de justificar los problemas encontrando culpables”.

“Debiera plantearse el capitalismo qué clase de capitalismo es este, que es malo consumir”, apuntó sobre el final, para apuntar luego, en una nueva autoreferencia: “Cuatro pibas que acababan de perder el trabajo juntaron plata en entre todas para regalarme esta camisa. ¿Cómo no creer en la solidaridad y en el amor?”. (Parlamentario)