Ocurre porque se detectó el presunto abuso en el retiro del médicamente con recetas para luego comercializarlo de manera ilícita.

La decisión la tomaron los directivos del área de salud, quienes anticiparon que sólo entregarán gratuitamente las pastillas a los pacientes que posean la receta médica emitida por el psiquiatra que atiende en las dependencias municipales del distrito.

Por otro lado, quienes tengan recetas redactadas por otros profesionales podrán acceder a las dosis abonando su valor de mercado.

Desde Salud recordaron, en tanto, acerca de los peligros que representa este medicamento cuando se mezcla con alcohol dado que es un medicamento para calmar la ansiedad.

Al mezclarlo con bebidas alcohólicas puede anular o reducir la acción terapéutica de una sustancia, así como transformarla en un elemento altamente tóxico para el cuerpo.

Ambos son depresores del sistema nervioso central. Las sustancias depresoras provocan la disminución de la actividad del sistema nervioso central, lo que puede desencadenar desde una marcada somnolencia hasta la caída en coma.

En el caso del coma, podrían perderse o menoscabarse, temporalmente, funciones de carácter vital, como las cardiovasculares y la respiración.

Además consumirlos juntos genera un fuerte impacto en el organismo, que acarrea desde náuseas, vómitos, letargo, dolores de cabeza, desmayos hasta hemorragias internas.