Tras los graves incidentes del fin de semana por el superclásico, el ministro de Seguridad porteña deja su cargo y el vicejefe de Gobierno tomará su lugar.

El fin de semana de terror que vivió la Ciudad de Buenos Aires con errores notorios en materia de seguridad en un tema clave como era la organización de la fínalísima de la Copa Libertadores, debía traer consecuencias. Y finalmente comenzaron a registrarse este lunes a media tarde, con el anuncio de la renuncia del ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo.

El funcionario dejó su cargo al cabo de las responsabilidades que desde Nación dirigieron hacia la Ciudad de Buenos Aires por los graves sucesos registrados con la hinchada de River el fin de semana, sobre todo el sábado.

Ocampo había encabezado el Ministerio de Seguridad desde el principio de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, y estuvo al frente de todo el traspaso de la Policía al ámbito de la Ciudad.

En su lugar quedará nada menos que el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, según confirmaron fuentes del Gobierno de la Ciudad, que aclararon que Santilli seguirá ocupando el cargo que ocupa desde el 10 de diciembre de 2015, mientras se ocupa de controlar la cartera de Justicia.

Precisamente Santilli había ratificado a Ocampo al frente de la cartera al ser entrevistado por Radio Mitre bien temprano.