El intendente Hector Olivera se reunió días pasados con Gabriela Linchetta, Jefa de la División Coordinación Zonal de Políticas de Género Dolores, quien al día de hoy, se encuentra al mando de 16 Comisarías de La Mujer y La Familia de la Provincia de Buenos Aires. El motivo del encuentro fue charlar sobre el trabajo que se viene realizando en la Comisaría de la Mujer y la Familia de General Conesa y continuar el trabajo en la prevención de la violencia de género de manera mancomunada.

Se recuerda que desde su inauguración en septiembre de 2015, Linchetta estuvo a cargo de la misma hasta hace pocos meses. Desde su inicio, la Comisaría de la Mujer y la Familia en Tordillo se abrió a la comunidad realizando charlas, jornadas y actividades en las instituciones educativas, hogar de ancianos, hospital, etc .

Abordando de esta manera, muchos hechos, con compromiso hacia los diferentes casos de violencia de género, brindando contención y llevando a cabo tareas preventivas. Asimismo el municipio siempre acompañó las iniciativas de la titular de la dependencia en cada una de las propuestas y además se realizaron las mejoras edilicias correspondientes para mantener la institución e óptimas condiciones.

Siguiendo en este sentido, entre los temas tratados, se hizo hincapié en que la mejor manera de contrarrestar la violencia de género es prevenirla tratando sus orígenes y causas estructurales donde el acompañamiento implica respaldar la implementación de acciones en pos de la prevención a través de la promoción de la igualdad de género.

La concienciación y la movilización comunitaria, inclusive a través de los medios de comunicación y los medios sociales, es otro componente importante de una estrategia de prevención efectiva. En este sentido, tanto el jefe comunal Olivera, como Gabriela Linchetta, coincidieron en que es importante contribuir al fortalecimiento de políticas públicas para la prevención de la violencia de género en los Gobiernos Locales.

Un criterio esencial para trabajar la prevención de la violencia de género, consiste en proporcionar información, ideas y propuestas para la actuación, incorporando valores que eviten la violencia.

Donde se define a esta problemática como “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”.