Así lo afirmó el Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello, en el marco del Día Internacional de la Lucha contra el sida, quien también destacó que el 43% de las defunciones se producen en territorio bonaerense.

La Defensoría del pueblo bonaerense, lanzó su preocupación ante el incremento de la tasa de mortalidad en Argentina por HIV. Ante los ajustes aplicados durante este año a nivel nacional, Martello pidió que se doten de más recursos a los programas de prevención, diagnóstico y tratamiento, y remarcó que no debe pasar desapercibido que, según consta en el boletín epidemiológico 2018, en la Argentina mueren unas 1500 personas por año -el 43% de las defunciones se producen en territorio bonaerense- como consecuencia de la enfermedad por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Esa cifra representa un aumento del 13% respecto a lo que se registraba en el año 2005.

De las cifras oficiales se desprende que, en promedio, mueren 4 personas por día a causa del sida, mientras que 17 adquieren VIH cada 24 horas. A su vez, de las 120 mil personas que viven con VIH en Argentina, el 90% de ellas adquirió el virus por relaciones sexuales sin protección. Y se estima que 3 de cada 10 que viven con el virus no lo saben.

Asimismo, la tasa de mortalidad por sida, de jóvenes de entre 15 y 24 años, se incrementó un 50,8% en la última década, pasando de 0,61 a 0,92 por 100.000 habitantes. En mujeres el incremento fue de alrededor del 33%, con una tasa de 0,45 en 2005 y de 0,60 en la actualidad. En varones, en cambio, este incremento fue más marcado, cercano al 60%, siendo la tasa para 2005 de 0,77 en tanto que el último dato oficial indica que llegó al 1,23.

“Los propios informes oficiales muestran que uno de los datos más preocupantes es el incremento de la tasa de mortalidad por Sida de jóvenes de entre 15 a 24 año. Por ello, las políticas de prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual nunca pueden ser una variable de ajuste, algo que lamentablemente está ocurriendo en la actualidad”, explicó Martello, quien está a cargo del Observatorio de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Defensoría Pueblo bonaerense.

Indicó también que las estadísticas oficiales dan cuenta de cifras preocupantes respecto al diagnóstico tardío de HIV. “A nivel nacional, el 34% de los diagnósticos son tardíos, y la situación en la región Capital Federal y Gran Buenos Aires es aún peor ya que ese indicador llega al 41,8%, siendo la más alta del país”, explicó Martello.

Respecto a los recursos asignados por el Estado nacional, el Defensor del Pueblo Adjunto destacó que “el presupuesto vigente es $142 millones inferior si se tienen en cuenta lo estipulado a principios de año, en lo que se refiere al programa de lucha y prevención de enfermedades de transmisión sexual e infecto contagiosas”.

“También debemos prestar atención a la subejecución presupuestaria: cuando queda menos de un mes para que termine el año, aún no se utilizó el 35% de los recursos asignados al mencionado programa. Por ello, estaríamos frente a una ilegalidad manifiesta. Desde hace más de 28 años, el Estado está obligado por ley a garantizar el derecho al acceso integral a la salud a todas las personas con VIH/sida”, concluyó Martello.