Las 7.000 localidades disponibles para los hinchas de Real Madrid se agotaron en menos de dos horas e inmediatamente comenzó la reventa a través de las redes sociales, aunque con sutiles ofertas que intentan disfrazar ese comercio ilegal.

Las entradas en Madrid se pusieron en venta a las 9 de España (las 5 de Argentina) y apenas una hora y media después, alrededor de las 10:30 local, ya estaban completamente agotadas, anunció el club, cuyo primer equipo tiene como entrenador al argentino Santiago Solari.

De acuerdo a lo informado previamente, cada socio podía adquirir una entrada para sí mismo y una para un acompañante. Los valores partían de 80 a 220 euros.

La Conmebol le dio prioridad al club madrileño en la venta de entradas, luego de que éste aceptara albergar esta final.

A partir de las 16 de este domingo (las 20 de Argentina) comenzará la venta de entradas para socios de River y Boca que vivan en el exterior.

Pero como si fuera un denominador común a todas las nacionalidades, lo que empezó inmediatamente agotadas las entradas para los hinchas del “merengue” fue la reventa, aunque encubierta grotescamente bajo otros artilugios.

“Vendo cuatro bolígrafos y regalo cuatro entradas para ver el River-Boca de la final de la Libertadores de la Conmebol. A mil euros cada bolígrafo. Entradas muy cerca del campo, sector 205. Si te interesan solamente dos, escríbeme por whatsapp”, reza el aviso que se puede observar en distintas redes sociales.