La nueva reglamentación para el uso policial de armas dispuesta por el Gobierno Nacional no tendrá por el momento correlato en la provincia de Buenos Aires y mantendrán el “proceso de reforma profunda e integral” de su fuerza.

Según precisaron fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense, por el momento entienden que es “importante dar el debate y cuando sea el momento lo vamos a evaluar”.

“Pero en el caso de la Provincia, desde el comienzo de la gestión, cuando encontramos una fuerza devastada, iniciamos un proceso de reforma profunda e integral prácticamente de cero que nos encuentra hoy con una policía diferente”, admiten desde el Ejecutivo.