A pesar de la advertencia del bloque de 14 países, el gobierno venezolano confirmó la asunción y denunció intenciones golpistas.

El gobierno venezolano desafió al Grupo de Lima, el bloque de 14 países que instó al presidente Nicolás Maduro a no asumir el jueves próximo un nuevo mandato, no sólo con una confirmación oficial de ese acontecimiento sino también adjudicándole intenciones golpistas alentadas por Estados Unidos.

La respuesta bolivariana se conoció anoche de boca del canciller Jorge Arreaza, apenas horas después de que los países del Grupo de Lima -con excepción de México- emitieran una dura declaración en la que anticiparon que desconocerán a Maduro si asume un nuevo mandato presidencial el 10 de este mes.Informa Telam.

Al final de una reunión celebrada ayer en Perú, los países del grupo (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía) emitieron un comunicado conjunto que declara que “no se reconoce la legitimidad del nuevo mandato presidencial del régimen de Nicolás Maduro”.

El gobierno bolivariano calificó de “extravagante” esa postura, y remarcó que “contradice los principios de paz, los principios de respeto por los asuntos internos de los países”.