El papá de Emma, la beba de 3 años que el año pasado murió sepultada tras el desprendimiento de un acantilado en una playa de barrio camet, escribió una carta en primera persona en la semana en que se cumple un año de la tragedia y la compartió en sus redes sociales.

El 8 de enero del 2018 al mediodía, Javier Perazzo, oriundo de La Plata y que estaba de vacaciones junto a su familia en Mar del Plata, acababa de llegar a la playa junto a su mujer y sus dos hijos. Apenas arribaron a la arena el matrimonio decidió sentarse debajo de un acantilado para tener un poco de sombra.

En ese momento, la familia se dividió. Emma y su hermano de 10 años permanecieron sentados a la sombra bajo el acantilado. Su mamá volvió al auto para buscar unos juguetes y Javier caminó unos metros hasta el agua.

“Recuerdo que llamé a mi hijo mayor y le pedí que se acerque. En el transcurso que llega hasta mí, escuchamos un estruendo y nos dimos vuelta. En ese momento me doy cuenta de que la tierra y la piedra habían caído en el lugar donde estaba mi nena”, recordaba Javier.

A pesar de los esfuerzos de la familia, de otros bañistas, de los guardavidas, Emma murió ese día. Abandonó la playa sin signos vitales y minutos más tarde las autoridades confirmaban la noticia que nadie quería escuchar. Desde entonces la familia se puso al hombro en la intimidad una causa personal: que las playas fueran más seguras.

Lo primero que hicieron, la misma semana del accidente, fue gestionar aerosoles y pedirles a los guardavidas que los ayudaran a pintar mensajes de advertencia sobre las rocas. Ahora, a un año de aquel día trágico, Javier además compartió una carta pública en las redes sociales.

“Es difícil comenzar a escribir esta carta abierta en el día del aniversario donde mi vida y la de mis seres queridos cambió para siempre”, comienza la carta de Javier que comparte poco después sobre la obligación que siente: “De correrme un segundo de la tristeza para poder transformarla en algo productivo para el resto”.

Y es por eso que su escrito se centra principalmente en un dar cuenta de un estado de situación a un año de la muerte de su hija. Habla de los carteles que es necesario colocar, de la urgencia de de concientizar, de desarrollar campañas de prevención cuanto antes.

 

La carta completa
La Plata, 9 de Enero de 2019

Es difícil comenzar a escribir esta carta abierta en el día del aniversario donde mi vida y la de mis seres queridos cambió para siempre, pero me siento con la obligación moral de correrme un segundo de la tristeza para poder transformarla en algo productivo para el resto.

Miles de preguntas pueden surgir, como por ejemplo si fue el destino o que hubiera sucedido si… pero eso ya queda para el pasado y es momento de hacer en el presente para evitar futuros accidentes. Para ello creo que es necesario detallar de alguna manera las medidas que si se han tomado y las que no, los trabajos y proyectos generados en base a esta problemática, la falta del accionar de algunos actores en cuanto a responsabilidades, etc.

Al día de la fecha:

Sigue faltando la totalidad de la cartelería preventiva habiendo solamente 29 señalizaciones en lo largo de toda la costa marplatense, la cual cuenta con aproximadamente 42 kilómetros de playa con acantilados. Particularmente en la Playa Las Delicias siguen colocadas las 2 señales que fueron instaladas en los días posteriores al hecho.
Lo que se necesita es aumentar dicha cartelería sumándole señalización (móvil o no) en la playa propiamente dicha, o sea abajo por donde la gente pasa el día mayoritariamente.

Es fundamental que estas medidas preventivas (cartelería y señalización) sean acompañadas y reforzadas mediante campañas de información y concientización, en donde creo que es responsabilidad del Estado educar, concientizar y prevenir sobre esta problemática que año a año se ha hecho más cotidiana (si tenemos en cuenta que en la temporada 2017 ocurrió un episodio similar en una playa de la misma ciudad). Los guardavidas han tratado de señalizar mediante aerosoles y otras herramientas pero la gente sigue sin tomar dimensión de lo que puede ocurrir, ignorando cualquier tipo de riesgo.

En cuanto al servicio de Guardavidas, el incumplimiento de la Ley Provincial 14798 Art.19 inciso a) donde se dispone que habrá “un (1) Guardavidas por cada ochenta (80) metros o fracción de extensión en caso de playas marítimas y fluviales y lacustres, ya sean éstas naturales o artificiales, utilizadas como balnearios”.

Claramente incumplido esto último ya que el día del accidente solo se encontraban en funciones activas cuatro (4) guardavidas para una playa de unos 1200 metros de extensión.

En la actualidad fueron incorporados dos (2) guardavidas más pero sin atender a necesidades tales como la construcción de la casilla en su debido puesto, los elementos básicos y necesarios de la actividad propia de la profesión, o el aprovisionamiento de elementos como pala y picota para el trabajo rodeado de acantilados.

Vuelvo a remarcar lo que creo que es responsabilidad del estado el brindar dichas herramientas para el correcto desempeño de las funciones los guardavidas, y no que los propios guardavidas tengan que por su cuenta confeccionar carteles o elementos de trabajo y salvataje improvisados.

Respecto a responsabilidades sobre la aplicación de algunos de los puntos anteriores tengo entendido lo siguiente:

*Departamento Ejecutivo: Intendente y secretario de Hacienda, deben aprobar las partidas presupuestarias para la implementación.

*El Concejo Deliberante aprobar la legislación adecuada para que se generen políticas de prevención y promoción para los ciudadanos.

*El ente que debe regular y destinar fondos es el EMTUR.

*El emvial y enosur solo se encargan de la colocación de la cartelería.

* Desde la secretaria de gobierno el responsable de la gestión es el director del departamento de seguridad y control en playas.

Puede ser que desconozca algún grado de aplicación o el alcance del entramado de relaciones de dichos entes, pero sí creo que de una manera u otra existen vías y actores para mejorar todo esto que se plantea.

El servicio profesional de ambulancias y primeros auxilios debe mejorar con lo que respecta a la ubicación y distribución de los móviles a lo largo de la costa. Al inaugurar la temporada de verano se hacen presentes móviles que al pasar los días solo están en un funcionamiento activo una cantidad menor a la expuesta inicialmente, el cual se ubica en una zona donde existe mayor exposición visual del turismo, sacándole funcionalidad operativa óptima.

Sin más para decir o resaltar, simplemente lo que deseo es ver un cambio y una puesta en marcha del accionar no solo de unos pocos, sino del colectivo de personas e instituciones que pueden generar que episodios como el ocurrido el 8 de Enero del año 2018 en la Playa Las Delicias no vuelva a repetirse en lo posible.

Por otro lado y para finalizar , pedirles encarecidamente a las personas, familias, turistas o vecinos que asisten a playas con este tipo de geografía, que al permanecer cerca de un acantilado, ya sea sobre este o a los pies del mismo, sean conscientes del peligro que corren. Aquel día no fuimos alertados de ninguna manera y esto que ocurrió debe trascender para evitar que esto vuelva a suceder.

Juan Javier Perazzo