La líder de la Tupac Amaru, detenida desde hace tres años, fue declarada culpable de los delitos de asociación ilícita, fraude al Estado y extorsión.

El Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Jujuy condenó este lunes a la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, a 13 años de prisión por encontrarla culpable de los delitos de asociación ilícita, fraude al Estado y extorsión en el marco de la causa conocida como “Pibes Villeros”.

De esta forma, las juezas Alejandra Tolaba, Claudia Cecilia Sadir y Ana Carolina Pérez Rojas, avalaron la investigación de la fiscalía que acusaba a la dirigente social de dirigir, organizar, y ordenar el accionar colectivo de un grupo de personas pertenecientes a la Tupac Amaru.

Dichas acciones se realizaron, sostuvieron, mediante el despliegue de medios intimidatorios y subvirtiendo la figura jurídica de las cooperativas de trabajo reunidas en dicha organización, mediante la desnaturalización con el objetivo inequívoco de defraudar de forma sistemática a la administración pública provincial, en provecho propio, y/o de integrantes de dicho grupo y/o de terceras personas. De acuerdo a la Justicia se habrían desviado unos 36 millones de pesos destinados a viviendas sociales.

En la causa también están imputadas otras 29 personas acusadas de participar de la estructura de la que Sala sería “jefa”, entre los que se encuentra el marido de la dirigente, Jorge Noro; la legisladora provincial, Mabel Balconte; y la concejal municipal de San Pedro de Jujuy, Marcia Sagardía, entre otros.

La defensa de Sala, a cargo de los abogados Luis Paz, Matías Duarte y Paula Álvarez Contreras, anticipó que apelará el fallo y denunció “serias” irregularidades en la causa.

En este sentido, durante su alegato aseguraron que la Fiscalía no logró señalar un marco temporal a los delitos de asociación ilícita ni de extorsión supuestamente cometidos, ni tampoco se pudieron acreditar los testimonios por los que fue juzgada.

El debate del juicio comenzó el pasado 24 de julio de 2018 y en su extenso desarrollo, de casi seis meses, declararon más de cien personas, entre testigos, peritos, actuales y ex funcionarios provinciales y municipales.

La condena a Sala llega dos días antes de que cumpla tres años de prisión preventiva, fecha que marcará el límite fijado por ley para estar detenida sin condena. A pesar del veredicto de este lunes, la defensa anticipó que pedirán su liberación por no tratarse de una condena firme. (Perfil)

M.S./F.F.