Este jueves,  los empleados municipales de Tordillo tuvieron una excelente noticia. El intendente Héctor Olivera les anunció el pago de una bonificación compensatoria no remunerativa de $4.000 para paliar los efectos de la inflación, que está destruyendo el valor del salario de los trabajadores en nuestro país. Dicha bonificación ya está acreditada.

“Estamos muy preocupados”, afirmó Héctor Olivera. “Los precios no paran de subir y a la gente le está costando llegar a fin de mes con dignidad. Como nadie puede restarle días a su mes, decidimos dar esta bonificación para asegurar una tranquilidad en las familias que dependen de su trabajo para vivir”, agregó.

Esta bonificación compensatoria no remunerativa de $4.000 sale por decreto del intendente Olivera y va a beneficiar a todos los empleados y agentes municipales, tanto de la planta permanente como de la temporaria, exceptuándose al propio intendente, que no será beneficiado por la bonificación.

“La inflación es la más alta en los últimos 27 años, desde el año 1991 que no se veía algo así”, acotó Olivera. “Le estamos dando aire a la economía de nuestro pueblo con este bono, por lo menos en lo inmediato, para poder paliar momentáneamente la situación. Está complicado porque el decaimiento de los salarios frente a la escalada de precios es sinónimo de indignidad para las familias y entonces resolvimos intervenir con este bono, para descomprimir en estas primeras semanas del año”, concluyó el intendente.

La  bonificación es posible porque los números de la administración municipal han cerrado prolijamente y arrojaron un superávit fiscal en el año 2018. “Cuando la gestión es responsable y las cuentas están ordenadas, un municipio como el nuestro puede salir a hacerle frente a una coyuntura tan espantosa como la actual. No vamos a abandonar jamás a nuestra gente ni pensamos permitir que les falte la dignidad a los hogares de nuestro distrito”, remató Héctor Olivera.

A continuación, el decreto del intendente Olivera: