En la Argentina el eclipse comenzó pasadas las 23.40 del domingo. Desde la tarde, familias enteras se dispusieron a observar el fenómeno, que no se repetirá hasta dentro de dos años.

Cuando hay un eclipse lunar la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, por lo que esta última entra en el cono de sombra de la Tierra. Eso hace que la luz del Sol llegue al satélite natural atravesando la atmósfera terrestre, lo que produce una dispersión y por eso la Luna se verá rojiza.

El eclipse de luna 2019 inauguró un año donde los fenómenos coparán el cielo

Es por eso que este tipo de eclipses se conocen como “luna de sangre”. Pero lo cierto es que la Luna adquiere una tonalidad rojiza porque la atmósfera terrestre filtra todos los componentes de la luz blanca solar y la luz roja es la única que llega al satélite.

Los próximos eventos astronómicos en el mundo incluyen también dos eclipses de Sol: uno total el 2 de julio que podrá verse en sur del Pacífico, Argentina y Chile, y uno anular el 26 de diciembre que se verá en Asia y Australia, aunque donde mejor se verá será en regiones de Arabia Saudita, India, Sumatra, Borneo y Australia.

El calendario de eclipses de 2019 incluye un eclipse parcial de Luna el 16 de julio, que se verá en Sudamérica, Pacífico, Europa y África, aunque será menos espectacular que el de este fin de semana.

El siguiente eclipse con las mismas características que las de este lunes -lunar total- se producirá en noviembre de 2021. (Clarín).