Dos de los miembros hacían las ventas por teléfono mientras cumplían condena en un penal.

Una banda de narcotraficantes que operaba en la Costa Atlántica a través de una red con personas del conurbano y presos alojados en la cárcel, fue desbaratada en las últimas horas tras una serie de allanamientos que permitieron la aprehensión de siete sujetos y el secuestro de más de 33 kilos de marihuana de varias dosis de cocaína.

Los operativos se llevaron a cabo en Mar del Plata, Pinamar, Ostende, Berazategui, La Matanza y en la Unidad Penal N° 6 de Dolores, y estuvieron a cargo de oficiales pertenecientes a la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Dolores.

Producto de los allanamientos las autoridades apresaron a siete miembros de la organización criminal y secuestraron 33,66 kilos de marihuana, más de 500 gramos de cocaína, cinco armas de fuego (entre ellas una escopeta), un automóvil Mercedes Benz, 305 mil pesos en efectivo, 1400 dólares, celulares, notebooks y elementos de interés para la causa.

De acuerdo a la investigación, los ahora detenidos habían montado una red de narcotráfico que operaba entre el conurbano y la Costa Atlántica y organizaba las ventas a través de llamados telefónicos que realizaban los internos del penal.

Los miembros de la banda viajaban regularmente para llevar los estupefacientes a las localidades balnearias.

A partir de un amplio trabajo de averiguaciones, los efectivos policiales identificaron el modus operandi y, junto a la Policía Federal que también estaba investigando el caso, montaron los operativos que posibilitaron desmantelar toda la red criminal.

Los detenidos quedaron a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 6 de Villa Gesell, a cargo de la fiscal Verónica Zamboni, y del Juzgado de Garantías N° 6 de Dolores, a cargo del Dr. David Mancinelli, ambos del Departamento Judicial de Dolores.