Mientras tanto, Diosdado Cabello amenazó con cortar el agua y la luz de las representaciones diplomáticas de EE.UU. que permanecen en su país.

El Departamento de Estado norteamericano ordenó este jueves a su personal diplomático “no esencial” a salir de Venezuela después de que el titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se haya autoproclamado “presidente encargado” del país. La Embajada de Estados Unidos en Caracas emitió un comunicado en el que además llamó a los ciudadanos estadounidenses en Venezuela a considerar su abandono del país.

“Los ciudadanos estadounidenses que residen o viajan a Venezuela deben considerar la posibilidad de abandonar Venezuela. Los vuelos comerciales permanecen disponibles”, ha advertido. En el comunicado, la Embajada también pidió a sus ciudadanos en el país que se informe a través de los medios locales de la situación, así como “tener los suministros adecuados para refugiarse”.

Guaidó se autoproclamó el miércoles como “presidente encargado” de Venezuela en un movimiento que reconocieron la mayoría de los países americanos, incluido EE.UU., que ahora reclaman el inicio de una transición pacífica que conduzca a nuevas elecciones.

Sin embargo, el gobierno de Nicolás Maduro reunió importantes apoyos del exterior, además de sus tradicionales aliados en la región -Cuba, Bolivia, Nicaragua y El Salvador-. Rusia y China, ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y, por tanto, con derecho a veto, también respaldaron al líder chavista.

Mientras tanto presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, Diosdado Cabello, amenazó con cortar la corriente eléctrica y el agua a los diplomáticos de Estados Unidos que permanecen en su país argumentando que “si no hay relaciones diplomáticas no hay ningún tipo de prerrogativas”.

Cabello aseguró que el gobierno de Maduro puede cortar todos los servicios públicos ofrecidos al personal diplomático. “Lo que están cometiendo es un exabrupto terrible que va a repercutir en ellos mismos”, advirtió a Washington.

La ruptura de relaciones entre ambos países se produjo este miércoles por parte de Maduro después de que su homólogo norteamericano, Donald Trump, reconociese a Guaidó como “presidente interino” de Venezuela. Tras ello, Maduro anunció a la diplomacia estadounidense presente en el país caribeño que en un plazo de 72 horas deben abandonar su territorio.

Según el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, el “expresidente” Maduro “no tiene la autoridad legal para romper las relaciones con Estados Unidos o para declarar a los diplomáticos estadounidenses persona ‘non grata'”. Por su parte, Guaidó pidió a las Embajadas extranjeras presentes en Venezuela para que mantengan su presencia diplomática, incluida la de Estados Unidos.(Perfil).

D.S.