Luego de Mar del Plata, que tiene un histórico caudal de gente, las localidades geselinas recibieron una notable afluencia de público, superior en un 10% al verano pasado. Hospedajes, calles y playas, habitualmente repletos.

La situación económica del país impide que en el sector turístico bonaerense abunden las expresiones de satisfacción sobre la actividad del rubro. Por el contrario, y aunque hay casos con buenas performances, las voces sobre las bajas ganancias y poca rentabilidad son las mayoritarias.

Entre los balances que cada destino turístico realiza por estos días, finalizado el mes más importante de la temporada estival, hay uno que se destaca por sobre el resto en la costa atlántica de la provincia: se trata de Villa Gesell.

En diálogo con 0223, el secretario de Turismo del partido, Emiliano Felice, valoró el incremento en los índices que tuvo el distrito en comparación con lo acontecido el verano pasado. “Sobre todo en la ocupación, la primera quincena estuvo en el orden del 70%, la segunda por arriba del 80%, dando un promedio de enero del 75%”, detalló.

La tracción de la actividad y la afluencia turística característica de la ciudad de Villa Gesell, estuvo esta vez fuertemente acompañada por las otras localidades del partido, que ya van acumulando varios años en las primeras elecciones de los argentinos: “Los centros urbanos del sur del distrito, Mar de las Pampas, Mar Azul y Las Gaviotas han tenido índices de ocupación por arriba del 90%”, especificó el funcionario. “En la segunda quincena de enero hubo un 8% más de ocupación que en el verano pasado”, agregó Felice.

Las voces que sostienen la trascendencia de Villa Gesell en la costa atlántica no son solo oficialistas. Según un relevamiento realizado por el sitio Telégrafo, martilleros y hoteleros se mostraron muy conformes con la cantidad de gente recibida. Desde la Unión del Comercio y la Industria geselina también ratificaron la gran cantidad de turistas arribados al partido, aunque resaltaron también que en el rubro gastronómico la situación no fue igual de positiva.

Jorge Cocco, Secretario de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Afines de Villa Gesell, detalló: “Indudablemente, el segundo destino de la costa atlántica es Villa Gesell, lo decimos con orgullo y lo afirmamos con certeza. El destino está muy instalado. Y no solo eso está marcado en el ingreso de vehículos y en el transporte de pasajeros, rubro por el cual llegan a ingresar aquí hasta 80 micros en un día. Las estadísticas no mienten”.

Según Sergio Coronel, presidente del Colegio de Martilleros de Villa Gesell “en términos particulares desde nuestro sector, podemos decir que la temporada ha sido buena, orientada a muy buena”.

Por su lado, desde la UCI, su vocero Víctor Borgia dividió el análisis a tener en cuenta. Aunque reconoció que fue “mucha la gente que vino a Villa Gesell” y especificó que “los cálculos indican que creció en un 10% el arribo de turistas al partido”, también resaltó: “Es un verano a priori en donde las expectativas eran más altas”.

“El faltante de disponibilidad de dinero fue clave. La gente vino con la plata justa. Le alcanzó para reservar el alojamiento en la condición que sea, y no tuvo para mucho gasto superior, ya sea desde la gastronomía, las heladerías, o el alquiler en la carpa. Todo eso estuvo por debajo de las expectativas”, explicó.

“Esto no tuvo que ver solo con Villa Gesell en sí, destinos como Pinamar y Cariló, hasta Mar del Plata, sufren esa misma situación”, agregó el empresario geselino en ese sentido.