El dueño de la distribuidora ubicada en Alvarado y Jara sufrió cinco hechos bajo la modalidad boquete. Aportó imágenes de uno de los autores y pide que se revisen las otras cámaras de la zona.

Gustavo Méndez junta en una carpeta las copias de las denuncias que presentó este año en la comisaría cuarta por cada uno de los cinco robos que sufrió en menos de tres semanas. Cada exposición refleja la manera en que bajo la modalidad boquete –a una altura de seis metros- delincuentes ingresaron al local ubicado en Jara y Alvarado para sustraer en reiteradas oportunidades equipos de computación y mercadería.

El dueño de la distribuidora le contó a 0223 que la firma funciona en esa dirección desde hace tres años y más allá de haber sufrido otros robos la racha de este 2019 incluye cinco robos modalidad boquete en un lapso de treinta días. “Arreglo vidrios, paneles, sueldo hierros, pero nada los para. Cuando no pueden entrar por un lado, buscan uno diferente y entran igual”, contó.

Méndez relató que siempre hacen los boquetes en altura y que en algunas de las oportunidades quedaron registrados en las cámaras que funcionaban dentro del local. “Aporté esas imágenes a la policía en los primeros robos, pero desde que me robaron los equipos no pudo restituirlos”, señaló.

El comerciante se mostró preocupado por el futuro del comercio y de las 18 familias que dependen del mismo. “Es imposible subsistir de esta manera, encima de que nos complica la suba de precios, de alquiler y de la luz tenemos que soportar esta seguidilla de robos”, agregó.

Méndez agregó que más allá de que hay un domo controlado por el Centro de Monitoreo frente al local, no se obtuvieron imágenes que permitan identificar a los autores. “No hay novedades de esas imágenes, no se calientan de que haya algún dato que permita detenerlos”, concluyó.