Cerca del final del primer tiempo hubo una jugada polémica. Los del Barcelona pedían la expulsión del capitán del Real Madrid

El delantero del Barcelona Lionel Messi y del defensor del Real Madrid Sergio Ramos casi se van a las manos en pleno derbi español después de una violenta acción del español. El zaguero golpeó con su brazo en el rostro del argentino.

La acción fue cerca del final del primer tiempo. “La Pulga” fue a disputar una pelota con el capitán “merengue”. El ex Sevilla pegó un salto, dejó extendida su extremidad e impactó en la cara del “culé”.

Messi cayó al suelo y se tomó el rostro con sus manos. Se reincorporó, insultó al defensor y quedaron frente a frente.

¿El árbitro? Alberto Undiano Mallenco no sancionó a ninguno de los dos.