Este sábado los chalecos amarillos han salido a las calles de Francia por decimosexta vez, cuyas protestas comenzaron el pasado 17 de noviembre.

Las movilizaciones de los ‘chalecos amarillos’ originalmente estaban motivadas por el aumento planificado del impuesto sobre el combustible. Sin embargo, pese a que el gobierno de Emmanuel Macron anuló ese incremento de tasas, las manifestaciones y demandas de cambios cada vez han ido en aumento.

En París, los “chalecos amarillos” salieron a las calles en los Campos Elíseos, a las alturas del Arco de Triunfo, así como en los Campos de Marte, al pie de la Torre Eiffel.

Según el Ministerio del Interior de Francia, alrededor de 41.500 personas tomaron parte en las últimas manifestaciones organizadas por este movimiento.

Esta cifra constituye una considerable disminución si se la compara con las 282.000 personas que participaron en el apogeo de las protestas, en noviembre pasado.

Este atípico movimiento de protesta, apolítico y al margen de los sindicatos, se oponía originalmente a un nuevo impuesto a la nafta y con el paso del tiempo comenzó a exigir un mayor poder adquisitivo, restablecer el impuesto a las grandes fortunas y reformas para construir instituciones más representativas.

 

 

Fuente: TN / Actualidad RT