Javier Gastón sorprendió a muchos cuando dejó ver su rostro debajo de la máscara al finalizar la comparsa en el corsódromo “Galáctica Empatía” mezclado entre los niños, adolescentes y adultos que desconocían la participación del nuevo miembro.

El intendente de Chascomús, Javier Gastón, participó del tradicional Carnaval Infantil en la localidad. Pero lo hizo de una manera sorpresiva ya que se vistió de diablo jujeño, participó de toda la ceremonia a lo largo de los 400 metros del corsódromo “Galáctica Empatía” y sólo al finalizar, se quitó la máscara que asombró a todos los presentes.

“Lo del carnaval no estaba planeado”, aseguran sus allegados. Una vez que acompañó institucionalmente el acto de apertura e inicio del corso sobre la avenida Alfonsín, y presenció el desfile de las primeras agrupaciones, el jefe comunal se bajó del escenario y se escondió para poder calzarse los atuendos de la comparsa “Carnaval Jujeño”, una de las más coloridas y vistosas del corso.

Luego, a lo largo de los más de 400 metros del corsódromo “Galáctica Empatía” (así fue denominado este 2019), detrás de una máscara, y mezclado entre los niños, adolescentes y adultos de la comparsa que desconocían la participación del nuevo miembro, el intendente de Chascomús festejó con sus vecinos el inicio de la tradicional festividad local. Y fue recién al finalizar el recorrido que los vecinos se dieron cuenta de que ese diablo jujeño, que hacía flamear la bandera argentina, no era otro que su intendente.

Los carnavales infantiles de cada año en Chascomús tienen como protagonistas a los niños y niñas que forman parte de distintas comparsas durante cuatro días. Durante los días que duró el evento, desfilaron 35 organizaciones barriales, sociales y culturales de toda la ciudad con comparsas, trajes, música, bailes y carrozas. Cientos de vecinos se acercan al corsódromo a acompañarlos. Por eso, al carnaval de Chascomús se lo conoce como “La fiesta que nos une a todos”.