Ante la aparición de casos recientes de carbunclo bacteriano en el partido de Carlos Casares, en provincia de Buenos Aires, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recomendó tomar acciones contra esta enfermedad altamente contagiosa, que afecta a los rumiantes y es transmisible a otros animales y a las personas.

El carbunclo bacteriano, carbunclo o ántrax se encuentra diseminada en casi todo el mundo y es responsable de importantes pérdidas económicas, se caracteriza en los bovinos por presentar muerte súbita con sangre en los orificios naturales (boca, nariz y ano), en los cuales se encuentra la bacteria que la produce.

Se transmite de animales enfermos o muertos a los humanos pero no se contagia entre personas enfermas o convalecientes. En estos casos, la severidad de la enfermedad varía según el modo de contagio y la celeridad en la atención del enfermo.

Cuando la bacteria entra en contacto con el oxígeno forma una espora que es resistente en condiciones climáticas severas. Luego, las esporas ingresan al organismo de los animales o de las personas donde liberan toxinas que pueden llegar a causar la muerte. En las personas, según la vía de ingreso de la bacteria al organismo, el carbunclo se manifiesta de distintas formas.

Es importante la rápida adopción de medidas sanitarias para evitar la ocurrencia de casos humanos. En los establecimientos con antecedentes de carbunclo, y ante la detección de casos de esta enfermedad, se recomienda la vacunación del ganado y la eliminación de los animales enfermos y del material contaminado.