Luego de más de 40 años al servicio del Colegio de Abogados del Departamento Judicial Dolores, Catalina Manuela Tapia ya goza de los beneficios jubilatorios.

Después de una dilatada trayectoria como empleada-secretaria y finalmente encargada de casi toda la actividad del Colegio, Caty, como todos la conocen, ya disfruta de su merecida jubilación.

El Presidente del Colegio de Abogados, Dr. Adrián R. Lamacchia, valoró la conducta con la que se desempeñó Caty a lo largo de todos estos años, remarcando la calidad personal y la predisposición para colaborar permanentemente en todas las actividades institucionales, al tiempo que agregó: “Catalina, Caty, como todos cariñosamente la llamamos, entró al Colegio, previo concurso que se realizó -oral y escrito- cuando se retiró otra emblemática empleada-secretaria, Tate Estevez”.

Sobre la elección de Catalina Tapia para ocupar el cargo, el Presidente del Colegio recordó: “corría el año 1978 cuando se produce la vacante, tiempo después se llama a concurso, siendo elegida Caty luego de una minuciosa prueba, por una mesa examinadora integrada por los Dres. Herminio Macchi, Héctor Porréz y yo, a la postre integrantes de la Mesa Directiva, bajo la presidencia del Dr. Hernán Santiago Repetto; así fue la testigo absoluta y total protagonista de la vida del Colegio, sabiendo atender por igual a todos, sin distinciones, como a los ilustres visitantes que llegaban a la Institución, quienes en cada nueva visita buscan saludarla, ganándose un afecto digno de destacar”.

El Dr. Lamacchia recordó además que a instancias de Caty, “se creó por ejemplo, el ‘Libro de Oro’ que abierto con la visita presidencial del colegiado Dr. Raúl Alfonsín, lleva la rúbrica de todos los visitantes y miembros del Colegio presentes en cada acto institucional hasta la fecha; también la construcción del Cenotafio en el cementerio de esta ciudad, fue idea suya donde por donación gestionada ante el colega, en ese momento Intendente Municipal, Dr. Luis Lovari, se obtuvo una parcela, donde se erige el mismo, allí todos los años, para el Día del Abogado, recordamos y rendimos homenaje a quienes ya no están”.

Por último, el Presidente del Colegio, reiteró el agradecimiento -propio-, del Consejo Directivo y de todos los matriculados- a Catalina Tapia por su trabajo, “le agradecemos por su labor, simple, humilde, respetuosa por mayor, se retiró pidiendo no recibir homenaje alguno del Colegio, por lo que he dejado expuesto brevemente lo que la gran mayoría de los que la conocen desean expresarle, como profunda y cariñosa despedida de esta Institución, desde el corazón, desde la colegiación, desde lo humano, por todo lo que nos dio, deseándole nuevamente una feliz jubilación”.