El problema afectará a los dispositivos más antiguos, cuyo contador de tiempo se reinicia cada 1024 semanas. El plazo se cumple este 6 de abril y recomiendan actualizar los aparatos a modo de prevención.

Tal como sucedió a principio de siglo, el próximo 6 de abril podrían llegar a fallar varios GPS en todo el mundo por un problema técnico conocido como Week Number Rollover (WNR).

Se trata de una limitación del contador de tiempo en los aparatos fabricados antes del 2010, que sólo logran registrar hasta 1024 semanas, plazo que se cumple cada alrededor de 19 años y tendrá lugar este sábado por segunda vez.

“Los GPS antiguos perderán la referencia del tiempo y podrían dar información absurda. Seguirán sabiendo ‘dónde’ están, pero no ‘cuándo’, incluso el sistema interno puede quedar paralizado”, explican desde la web especializada Infotechnology.

El problema no podrá evitarse en los dispositivos más viejos. Para el resto de los usuarios, los expertos recomiendan actualizar el software a través de la página web del fabricante o acudir a un taller de confianza en los casos de equipos integrados a vehículos.