El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó ayer que Brasil al menos no es gobernado por “una banda” de borrachos al ser interrogado sobre las declaraciones en las que el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva aseguró que el país era gobernado por “una banda de locos”.

“Por lo menos no es una banda de cachaceiros (que se emborrachan con cachaza)”, afirmó (EFE)