Se encuentra en el Hospital Ramos Mejía luego de haber sido sometido a una cirugía ya que el proyectil le dañó órganos vitales

Héctor Olivares, el diputado radical baleado esta mañana cerca del Congreso Nacional, permanecía esta tarde internado en el Hospital Ramos Mejía en “estado crítico” luego de haber sido sometido a una cirugía ya que el proyectil le dañó órganos vitales.

Minutos antes de las 13, el subdirector del centro de salud, Juan Pablo Rossini, acompañado de Ana María Bou Pérez, ministra de Salud porteña, brindó un parte médico a la prensa.

Según el médico, Olivares ingresó en el hospital a las 7.15, con “una herida de proyectil de arma de fuego que ingresó por lado izquierdo, a nivel abdominal, lesionando órganos vitales como el hígado, el colon, el páncreas y las vías biliares”.

“Los cirujanos intervinientes estuvieron asistiendo al paciente durante prácticamente toda la mañana, se le realizó una hemostasia del hígado, es decir, colocar un pack de gasas sobre el hígado para evitar el sangrado; se hizo la reparación de la vía biliar y la reparación del colon izquierdo”, señaló.

Rossini explicó que debido a la “inestabilidad que tenía el paciente durante toda la cirugía”, ésta tuvo que “terminarse de manera rápida para poder mantener la estabilidad y pasarlo a terapia intensiva”.

“Fue una cirugía de rescate para evitar la muerte del paciente y en esos casos se busca parar el sangrado y todo eso se consiguió durante la misma”, dijo.
El médico indicó que tras la operación Olivares quedó alojado “en terapia intensiva” con lo que se llama “abdomen abierto y contenido”, es decir, “tener al paciente preparado para futuras intervenciones quirúrgicas”.