La lucha por la vida del legislador riojano terminó este domingo con la infausta noticia: no logró revertir el grave cuadro que presentaba desde la mañana del jueves en que fue baleado a dos cuadras del Congreso de la Nación.

Héctor Olivares no lo logró. Tras varios días de luchar por su vida en el Hospital Ramos Mejía, el legislador nacional falleció este domingo, como consecuencia de los disparos que impactaron el jueves por la mañana en el ataque en el que ya había resultado muerto su amigo Marcelo Yadon.

Ambos estaban caminando cerca del Congreso, cuando desde un automóvil estacionado que los estaba esperando les descerrajaron varios disparos. Yadon murió de manera instantánea, en tanto que Olivares logró ponerse en pie y luego se sentó en la vereda a la espera de que llegara ayuda.

Desde un primer momento los médicos del Hospital Ramos Mejía donde fue internado informaron sobre el estado muy grave que presentaba. El sábado brindaron el último parte, en el que informaron que estaba “inestable” y en estado “crítico”. El parte hablaba de un “gran inconveniente” en referencia a “la fala multiorgánica” que estaba afectando al corazón, pulmones y riñones del presidente de la Unión Cívica Radical de La Rioja.

Por el ataque fueron detenidos Juan Jesús “Gitano” Fernández; Juan José “Cebolla” Navarro Cadiz; Rafael de la Santísima Trinidad Cano Carmona; Estefanía Fernández Cano; y Miguel Navarro Fernández, y se secuestró la pistola .40 utilizada en el ataque, encontrada en el departamento de Navarro Cadiz.