Una periodista del periódico estadounidense sostuvo que el diputado “expandió los programas sociales de manera irresponsable, presionó al Banco Central para que imprimiera dinero y destruyó el perfil de inversión del país”.

El diputado Axel Kicillof fue definido como “el arquitecto de la debacle económica de la Argentina” y recibió durísimas críticas en una columna del periódico estadounidense The Wall Street Journal, firmada por la periodista Mary Anastasia O’Grady, a propósito de una reciente visita del exministro de Economía a México.

En ese viaje, Kicillof se reunió con ministros y legisladores locales y ofreció una charla en la Universidad Nacional Autónoma de México, acerca del neoliberalismo y las experiencias en la región.

O’Grady sostuvo en su nota que a pesar de que el exministro de autodefine como keynesiano “mientras trabajaba en el gobierno de Kirchner, se le conocía por el activismo antimercado de la izquierda dura y las ardientes críticas que fomentaban la envidia y el odio entre los argentinos”.

“Para un gobierno que dice querer demostrar su buena fe (en alusión al presidente Andrés Manuel López Obrador), la visita a Kicillof parece una herida insensata y autoinfligida”, lanzó la periodista.

Y agregó: “El simbolismo de la visita de Kicillof no se pierde en los inversores, ellos saben que México ha estado trabajando para modernizarse durante un cuarto de siglo y ha logrado importantes avances. También saben que el kirchernismo lo arrastraría hacia atrás como lo hizo con Argentina”.

“Solo la extravagante izquierda de México pudo ver el legado de populismo sin límites de Kicillof como un éxito, ya que expandió los programas sociales de manera irresponsable. Él formó parte de una desastrosa agenda argentina que acumuló enormes déficits presupuestarios, presionó al Banco Central para que imprimiera dinero y destruyó el perfil de inversión del país”, disparó el Wall Street Journal.

Asimismo, en la nota se señaló que “este hombre predicó en contra de los derechos de propiedad y aplaudió el incumplimiento de la deuda y la confiscación de activos extranjeros. Los empresarios locales no estaban fuera de los límites: la señora (Cristina) Kirchner nacionalizó las cuentas de pensiones privadas en los bancos argentinos”.

http://www.parlamentario.com/noticia-117901.html