Santiago Haase, doctorado en ciencias y especializado en Biología Molecular, forma parte desde hace dos años de un grupo de científicos argentinos en EE.UU. que busca mejorar los tratamientos de tumores cerebrales resistentes a la radioterapia.

Santiago Haase es doctorado en ciencias, especializado en Biología Molecular. Nacido en General Pirán, desde hace dos años vive en Michigan, Estados Unidos, donde forma parte de un grupo de científicos argentinos de un laboratorio universitario que busca la posibilidad de mejorar en forma significativa el tratamiento de un tumor cerebral resistente a la radioterapia.

El estudio se inició hace cinco años y el piranense se sumó como investigador cuando tuvo la posibilidad de colaborar con un laboratorio en La Plata que fue el puente hacia los doctores María Castro y Pedro Lowenstein, coordinadores del laboratorio estadounidense.

Santiago conduce ahora un estudio basado en cáncer pediátrico. “Como la mayoría de los estudios son multidisciplinarios, cada uno tiene sus especializaciones en cuanto a que técnicas maneja y cuáles son sus conocimientos en general es todo un trabajo colaborativo”, contó durante una nota para la radio La Voz de Mar Chiquita.

“Cada tipo de tumor se comporta de manera diferente de acuerdo a su base genética. De manera que no existe una manera única de tratar el cáncer”, señaló el especialista.

Todos los estudios que se realizan en ese laboratorio están basados en gliomas que se generan el cerebro. “Se trata de la respuesta de este tipo de tumores a la radiación”, explicó Haase, de 32 años.

El joven marchiquitense hizo la primaria en la escuela Nº 5 de General Pirán y la secundaria en el Don Bosco de dicha localidad. Consigna 0223. Después estudió Licenciatura en Biología Molecular a La Plata y cuando se graduó inició un doctorado en la misma universidad.

Al mencionar General Pirán, Santiago recuerda el estilo de vida que, según él, “no se encuentra en todos lados del mundo”. “Hay que valorar la manera de vivir tranquilo, pasible donde todos nos conocemos, eso siempre se recuerda y se extraña”, destacó, sin descartar un pronto retorno.

Aunque mantiene la costumbre con otros argentinos, tomando mates y jugando al fútbol, Santiago confesó que extraña todo. “Se extraña la costumbre de salir y hablar como hablamos los argentinos. Acá el estadounidense es muy sociable, pero los códigos son totalmente diferentes. Nosotros somos más charlatanes, mucho más extrovertidos, son cosas que se extrañan un montón.  Es una experiencia completamente diferente, pero linda de vivir y no se la dejaría de recomendar a nadie”, expresó Haase.