El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, destacó que el acuerdo alcanzado hoy en Bruselas con el Mercosur es “una señal fuerte en medio de las tensiones comerciales internacionales”, y afirmó que ambos bloques defienden “el comercio basado en reglas”.

“Este es un momento histórico”, afirmó Juncker, quien resaltó que el acuerdo birregional alcanzado “en medio de las tensiones comerciales internacionales” es “una señal fuerte en defensa del comercio basado en reglas”, en declaraciones difundidas en un comunicado de la Comunidad.

Para el presidente de la CE, “los países del Mercosur han decidido abrir sus mercados” a la comunidad, algo que calificó como “una genial noticias para empresas, trabajadores y la economía en ambos lados del Atlántico, ahorrando más de 4.000 millones de euros en impuestos al año”.

“Estamos ante el mayor acuerdo comercial que la UE haya celebrado y esto se combina con resultados positivos para el medio ambiente y los consumidores. Y eso es lo que hace que este acuerdo sea un negocio en el que todos ganan “, sentenció Juncker.

Por su parte, la comisionada de Comercio, Cecilia Malmström, agregó que el acuerdo “acerca a Europa y América del Sur en un espíritu de cooperación y apertura” y adelantó que una vez que el acuerdo esté vigente “creará un mercado de 780 millones de personas, lo que brindará enormes oportunidades para las empresas y los trabajadores de la UE en mercados relativamente cerrados hasta ahora”.

“El acuerdo ahorrará a las empresas europeas más de 4.000 millones de euros en impuestos en la frontera, cuatro veces más que nuestro acuerdo con Japón, mientras les da una ventaja inicial frente a competidores de otras partes del mundo”, agregó Malmström al asegurar que “también establece altos estándares y un marco sólido en temas como el medio ambiente y los derechos laborales”.

Phil Hogan, comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, dijo por su parte que se trata de “un acuerdo justo y equilibrado con oportunidades y beneficios para ambas partes, incluso para Europa”.

“Los distintivos productos agroalimentarios de la UE ahora obtendrán la protección que merecen en los países de Mercosur, respaldando nuestra posición en el mercado y aumentando nuestras oportunidades de exportación”, aseguró Hogan.

Para el comisario de Agricultura, el entendimiento también presenta “algunos desafíos para los agricultores europeos. Hogan explicó que “para que este acuerdo sea beneficioso para todos, la UE sólo se abrirá a los productos agrícolas del Mercosur con cuotas cuidadosamente administradas que garantizarán que no haya riesgo de que ningún producto inunde el mercado”.