La ex presidente Cristina Fernández de Kirchner pidió ser enviada a juicio oral en la causa por los cuadernos de la corrupción en la que está procesada como supuesta jefa de asociación ilícita y cohecho pasivo.

En un escrito entregado al juez federal Claudio Bonadio, el abogado defensor de la actual senadora, Carlos Beraldi, consideró “imprescindible” que el caso llegue a juicio oral ante las “ilicitudes” de la investigación y para que lo ocurrido sea ventilado en esa instancia. La precandidata a vicepresidenta está procesada con prisión preventiva pero sigue en libertad porque tiene fueros parlamentarios como senadora nacional.

“Ante la ausencia manifiesta de un órgano jurisdiccional que en esta instancia pueda reparar” la cadena de “ilicitudes” que se llevaron adelante en el expediente, la defensa entendió que era “imprescindible” pasar al juicio oral para reclamar allí, “una vez más, el restablecimiento de los principios constitucionales que hacen al debido proceso legal, del que deben gozar todos los habitantes de la Nación, sin excepción alguna”, según el escrito que fue entregado a Bonadio. También aludió a “detenciones arbitrarias a mansalva” y cuestionó la forma en que se usó la llamada “ley del arrepentido”.

“Terminó siendo utilizada como un medio coactivo no sólo para arrancar supuestas confesiones a los imputados, sino también para manipular sus dichos, siempre en una misma dirección: imputar, como sea y por cualquier delito, a mi representada”, advirtió Beraldi.

Bonadio dio por cerrada de manera parcial la investigación y pidió opinión a las partes sobre el envío a sorteo de un Tribunal Oral. La fiscalía pidió enviar a juicio a la ex mandataria, ex funcionarios procesados y empresarios. También lo hicieron los organismos querellantes y ahora es el turno de todas las defensas.

Algunos empresarios, como Aldo Roggio, ya presentaron escritos para oponerse a que el caso sea enviado por ahora a juicio. Una vez que tenga todas las opiniones el juez resolverá.