Matías Suárez falló un disparo desde los 12 pasos en el último minuto y el Millonario se quedó sin el triunfo. En una semana viajará a Brasil para jugar la revancha.

River no pudo con Cruzeiro y apenas empató 0 a 0 en condición de local, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. El Millonario tuvo la gran oportunidad de ganarlo sobre la hora, cuando le cobraron un penal a su favor a instancias del VAR, pero Matías Suárez falló su disparo y tiró la pelota por arriba del travesaño. En una semana viajará a Brasil para la revancha.

River empezó bien el partido. Concentrado y decidido a avanzar centímetro a centímetro, el equipo de Marcelo Gallardo entendió de inmediato lo que tenía que hacer. Mientras el conjunto brasileño retrocedía cada vez más, el local se sentía libre y manejaba la pelota con naturalidad.

Antes de los 25 minutos River tuvo una llegada muy clara, que Nacho Fernández, abajo del arco, no pudo convertir. A esa altura estaba más que claro: Cruzeiro había ido al Monumental a cuidar su arco y, en todo caso, tratar de aprovechar alguna contra.

Desde afuera Gallardo les pedía a sus jugadores que no perdieran la calma. Que, si seguían por ese camino, el gol iba a llegar. Los futbolistas le hacían caso y el partido era favorable, pero las situaciones no eran tan claras.

Pero a los 30 minutos la lesión de Javier Pinola encendió algunas alarmas. El defensor recibió un golpe y tuvo que salir del partido. El desgaste comenzó a sentirse en el equipo y Cruzeiro buscó alguna que otra contra, sin éxito.

En el comienzo de la segunda parte, Cruzeiro anotó a través de Marquinhos Gabriel, pero el gol fue anulado por fuera de juego, revisado por el VAR. Y así como celebraron esa jugada, minutos más tarde los fanáticos de River estallaron: primero porque no les sancionaron un penal luego de un pisotón contra Montiel dentro del área rival y luego por una mano de Dedé a la que los jueces tampoco hicieron a lugar.

Más allá de todo, se lo vio mejor parado al equipo visitante, más adelante, y esos metros que ganó, más un buen desempeño de Lucas Romero y Henrique en el medio, le permitieron tener más presencia en el medio.

Gallardo hizo entrar a Pratto para darle más peso al ataque de River, mientras que Mano Menezes le dio lugar a David por Thiago Neves, en un partido que se hizo más abierto, pero con pocas llegadas claras, con Dedé firme en la zaga brasileña.

El partido se consumía con el 0-0, hasta que en tiempo de descuento el árbitro chileno Bascuñán recibió la indicación de revisar una jugada y sancionó penal por un agarrón de camiseta de Henrique a Pratto en un tiro de esquina.

Pero si siquiera el último remate y la acción más favorable de la noche le alcanzaron a River para festejar, porque Suárez remató muy mal, varios metros por encima del travesaño, y el campeón defensor dejó el primer partido con la certeza de que estará obligado a buscar el boleto en Belo Horizonte.

El duelo revancha se jugará el martes 30 de julio en el estadio Mineirao de Belo Horizonte y el ganador de la llave se medirá en cuartos de final ante el vencedor del cruce que animarán San Lorenzo y Cerro Porteño, de Paraguay.(TN)