El Xeneize derrotó a los brasileños por 1-0 gracias a un gran zapatazo del refuerzo después de un desarrollo parejo del juego. Así, llega con ventaja a la definición del pase a los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Boca aguantó cuando fue necesario y, gracias al golazo de Alexis Mac Allister, se trajo un 1-0 valiosísimo de su visita a Athletico Paranaense que lo dejó con un pie en los cuartos de final de la Copa Libertadores con un desenlace abierto. El Xeneize no fue superior, pero tampoco se dejó avasallar por el local en el Arena da Baixada ni siquiera en el final, con un polémico penal cobrado mediante el VAR que Marco Ruben ejecutó al palo.

Después de un primer tiempo parejo con chances para ambos (Ramón Ábila tuvo un mano a mano clarísimo y el local probó desde afuera sin puntería) y un complemento aburrido en general, las emociones cayeron al final: primero, por el golazo del mediocampista ex-Argentinos a los 38 minutos del segundo tiempo y finalmente por la pena máxima sancionada mediante la tecnología tras una discutida falta de Esteban Andrada sobre Rony que el delantero argentino disparó sin suerte.

Con los dirigidos por Gustavo Alfaro con varios metros de ventaja, la historia se definirá el miércoles que viene en La Bombonera (21.30) y el ganador de la serie será rival del que pase en Liga de Quito-Olimpia (la ida fue 3-1 a favor de los ecuatorianos). (TyC Sports).